El Sindicato Independiente de Trabajadores de la Volkswagen (Sitiavw) indicó que en el posible caso que no se avale el aumento salarial de 11 por ciento propuesto por la armadora, pondrían en riesgo que un juez invalide la huelga y ya no reciban incremento a su sueldo hasta el otro año, por lo que llamó a votar a favor. 

En conferencia, los integrantes del sindicato detallaron que el 31 de agosto se votará nuevamente el aumento al 11 por ciento, pero en esta ocasión se hará en las instalaciones de la armadora alemana. 

La decisión de hacerlo en la planta de Coronango y Cuautlancingo se debe a generar una mayor participación, ya que en la asamblea anterior solamente votó  el 75 por ciento de la plantilla. 

El secretario general, José Juan Hernández López, detalló que fueron notificados por parte del Centro Federal de Conciliación Laboral, ya que la participación no fue la esperada.

Consecuencias de un nuevo rechazo

En el virtual caso de que los trabajadores nuevamente rechacen por mayoría de votos el aumento salarial del 11 por ciento que les propuso la armadora, habría consecuencias negativas para los trabajadores. 

En ese tenor, el sindicato no podría volver a presentar un nuevo plazo de prórroga pactada para el 9 de septiembre, por lo que si la empresa no cede a una nueva negociación tendrían que estallar a huelga.

En ese caso, la Volkswagen podría solicitar la invalidación de este proceso y entonces el Tribunal Federal De Asuntos Colectivos tendría que analizar todo el proceso que han llevado desde junio. 

“Tenemos dos caminos, uno es intentar renegociar con la empresa y que el centro lo valide, si la empresa se niega, nosotros tenemos como obligación estallar la huelga”, detalló.

No obstante, se corre el riesgo de que si se declara anulada la huelga por el Tribunal, los trabajadores tendrían que regresar a laborar y el incremento del 11 por ciento se perdería hasta el siguiente año. 

“Lo primero que va hacer la empresa es pedir la inexistencia de la huelga. Sería el Tribunal Federal de Asuntos Colectivos, si se declara inexistente tendrían que regresar con el riesgo de que no haya ningún incremento”, explicó. 

Ante estos escenarios, el próximo 31 de agosto será una fecha clave para el sindicato, ya que tendrán que decidir arriesgarse a una nueva negociación y quedarse con las manos vacías o aprobarlo. 

Descartan amenazas contra trabajadores para votar

Isaac Chávez, secretario del interior y actas, explicó que se ve complicado que nuevamente haya una participación baja, por ello abrieron prácticamente un horario de más de 20 horas para que puedan emitir su voto. 

Detalló que para que el resultado sea aprobado por la ley, alguna de las opciones debe tener la mayoría de votos. Para esto, se debe considerar que de los 6 mil 867, al menos 3 mil 434 votos, deben apoyar a alguna opción tanto a favor del incremento o en contra. 

El integrante del Sitiavw descartó que haya amenazas o coacción al voto, por lo que comentó que se vuelve a pedir que cumplan con el compromiso de participar en la asamblea para que el aumento salarial no tenga otro tropiezo. 

El secretario desconoció las posturas anónimas que han circulado en redes sociales en donde acusan que el Sindicato no ha representado de una manera fiel a la base trabajadora.

Iván Reyes Sánchez

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la BUAP; reportero desde 2019 en las fuentes de gobierno, política, ayuntamientos, educativa, iniciativa privada y deportes en distintos medios de Puebla.