Viridiana Lozano Ortiz

Licenciada en Comunicación, maestra en Letras Iberoamericanas y en Escritura. Periodista desde 2009. Fundadora y directora de Periódico Central hasta junio de 2022. Fundadora de Ambas Manos

“No lo van a impedir”, la canción que sonará Mier

Más predecible no puede ser. Me cuentan que el coordinador de diputados federales, Nacho Mier planea plagiar una estrategia de Andrés Manuel López Obrador en el informe de labores de este 27 de agosto en Puebla.

El legislador hará sonar la canción “No lo van a impedir”, de Amauri Pérez. De acuerdo con el programa, esta canción sonará después de los honores a la bandera.

¿Por qué les digo que la idea es plagiada? 

Porque apenas el 4 de abril, Andrés Manuel López Obrador usó esta canción en su rueda de prensa Mañanera, dentro del contexto de la Revocación de Mandato.

Y bueno, el mensaje que pretende enviar con la reproducción de esta canción es obvio.

Pero también es soberbio, se impide algo que inevitablemente va a pasar y la candidatura de Nacho Mier todavía depende de muchos factores.

El mensaje no es de armonía, ni de cambio, ni de transformación, el mensaje sería de imposición.

Precisamente hoy en Ambas Manos publicamos una entrevista con Claudia Sheinbaum, la aspirante a la Presidencia, es clara cuando dice que los candidatos de Morena se eligen por encuesta, no por dedazo.

El mismo mensaje mandó hoy el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa a Adán Augusto, luego de que, en la plenaria de diputados, algunos legisladores le gritaran “gobernador” a Mier.

Mi duda es si Nacho Mier pretende que su mensaje político sea enviado a través de esa canción. Si planea decir claramente que está interesado en buscar ser el candidato al gobierno o todo lo dejará a la libre interpretación.

Lo digo porque, si lo hace, será la prueba de que todo su despliegue publicitario tuvo un objetivo partidista y no se trató de una inofensiva invitación, como quiso hacernos creer.

Aquí les dejo el programa del evento del 27 de agosto, espero no lo cambie.

Defender a “Alito” y pedir perdón por Marín

Hay algo que no me cuadra en el polémico discurso que ayer pronunció el dirigente del PRI en Puebla, Néstor Camarillo por defender a “Alito” y pedir perdón por Mario Marín, el exgobernador priista.

No me cuadra porque es incongruente. Salir a pedir perdón a los poblanos porque Mario Marín manchó la imagen del PRI, cuando la peor de las crisis del partido tricolor es causada hoy por su líder nacional, Alejandro Moreno, a quien Camarillo defiende a capa y espada.

Todo esto sucedió en la toma de protesta de los líderes del tricolor en la capital.

Ahí, Néstor Camarillo pronunció el discurso del perdón. Ofreció disculpas por Mario Marín, Javier López Zavala.

“También pedimos disculpas por quienes abusaron y mancharon al partido, como el caso de Mario Marín”, dijo. 

También condenó a los priistas que, a su parecer, usaron al partido para avanzar y luego lo abandonaron para irse a Morena, como el senador Alejandro Armenta y el diputado federal, Nacho Mier.

“Nuestra más sincera disculpa para aquellos priistas que solo usaron el poder (…) para esos priistas que le sacaron provecho al partido y acabaron en morena, uno como senador y otro como coordinador de diputados federales, no los queremos de vuelta”.

Debo decirles que ese deslinde de Mario Marín no les gustó a muchos priistas, porque le guste o no, mucha de la poca estructura que queda en el tricolor, le pertenece al exgobernador de Puebla.

También porque los priistas están molestos con la campaña que ha lanzado Néstor Camarillo para defender al líder nacional Alejandro Moreno.

Digo, no podría criticarlo porque es su líder, pero tan férrea defensa los ha incomodado.

Regresando al tema de la congruencia, si el PRI quiere sacudirse a sus cuadros con mala fama, con el primero que tendrían que empezar es con Alejandro Moreno.

Viridiana Lozano Ortiz

Licenciada en Comunicación, maestra en Letras Iberoamericanas y en Escritura. Periodista desde 2009. Fundadora y directora de Periódico Central hasta junio de 2022. Fundadora de Ambas Manos