El arcoíris es uno de los fenómenos más bellos y fascinantes que todos hemos tenido la oportunidad de observar. A menudo, aparece después de la lluvia y en algunas culturas esto simboliza esperanza o refuerza la idea de que, después de situaciones complicadas, todo siempre mejora.

Por ejemplo, en la cultura irlandesa se dice que al final del arcoíris se encuentra una olla de oro custodiada por un tipo duende llamado Leprechaun.

¿Qué es este fenómeno?

Un arcoíris es un fenómeno óptico y atmosférico que se manifiesta como un arco luminoso en el cielo. A su vez, está conformado por varios arcos de colores.

Se produce cuando la luz del sol pasa por las gotas de agua suspendidas en la atmósfera. Con mucha frecuencia se presenta cuando llueve o después de llover y se observa en dirección opuesta al sol.

Arco de colores visto en el centro de la ciudad de Puebla.
Este fenómeno se produce cuando la luz del sol pasa por las gotas de agua suspendidas en la atmósfera. credit: Agencia Enfoque

Se forma porque ocurre un proceso de refracción y reflexión de la luz.

La revista National Geographic explica de forma sencilla cómo ocurre este fenómeno:

Cuando la luz del sol golpea una gota de lluvia, parte de esa luz se refleja. El espectro electromagnético está formado por luz con una longitud de onda diferente y cada una se refleja en un ángulo distinto. Así el espectro se separa produciendo el arcoíris”.

Un dato que quizás te sorprenda sobre este fenómeno es que ninguna persona que lo observa lo ve de la misma forma. Pues depende de la ubicación que se tenga en relación a la oposición del sol. Es decir, que cada observador lo verá de forma única. Esta información, según con el Instituto de Química de la USP.

Además, es un fenómeno óptico que no llega a materializarse. Ya que, depende de la incidencia de la luz en las gotas de agua.

En realidad, el arcoíris tiene una forma circular completa. Sin embargo, nosotros únicamente vemos un semicírculo debido a la línea del horizonte, la cual lo divide.

Tuit con una explicación sobre los arcoíris.

¿Cuáles son los 7 colores del arcoíris?

Los colores que forman un arcoíris se relacionan con algunos principios de la física, específicamente de la luz. De hecho, este fenómeno lo estudió y explicó el filósofo René Descartes y después el físico Isaac Newton. Ambos realizaron experimentos para separar la luz solar en siete colores distintos utilizando un prisma de vidrio, tal y como ocurre en este fenómeno.

De hecho, los colores son el resultado de la descomposición de la luz a través de un prisma, las gotas de lluvia.

Arcoíris en una montaña.
Los colores del arcoíris son siete. credit: Unsplash / Austin Schmid

Los colores que pueden apreciarse en el arcoíris son siete: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta. Este es el orden de los colores y se conocen como ROYGBIV por sus siglas en inglés.

El rojo es el color que se ve en la parte superior y el violeta el que se observa en la parte inferior. Es decir, que este fenómeno meteorológico comienza de arriba hacia abajo.

Tipos de arcoíris

En total, existen 12 tipos pero los más comunes son los siguientes:

Arcoíris primario

Es el más común y generalmente se observa después de una lluvia o en lugares en donde hay una catarata o cascada.

Arcoíris secundario

También llamado doble ocurre cuando la luz se refleja dos veces dentro de la gota de agua suspendida en la atmósfera y produce otro arco. El cual es más tenue y tiene los colores invertidos.

Supernumerarios

Este consiste en la proyección simultánea de varios arcoíris debido a la difracción de la luz. Es raro de ver.

Arcoíris rojo

Por su parte, este tipo se produce después de la lluvia y durante el amanecer o atardecer con el sol ubicado cerca del horizonte.

Arcoíris circunhorizontal

También conocido como “arcoíris de fuego” se forma a partir de pequeñas gotas de agua en las nubes cirros.

Arcoíris gemelo                                      

Finalmente, este tipo es muy raro de ver y se conforma de dos arcos. A diferencia del secundario, se origina en un único punto base y sus colores no se invierten.

La próxima vez que veas un arcoíris, tómate tu tiempo para admirar su belleza, pero sobretodo recuerda la complejidad y la ciencia que lo hace posible.

También puedes leer:

BANNER RUMBO
ambas manos

Mercedes Mendoza

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Editora desde 2016. Redactora y editora SEO en Ambas Manos.