Este 25 de agosto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) discutirá un proyecto que busca desaparecer la prisión preventiva oficiosa.

¿Pero por qué se busca declararla inválida en México? Se dice que la prisión preventiva oficiosa es una fisura legal que ha incrementado de manera desmedida la población en las cárceles del país. 

La SCJN señala que su aplicación ha dado paso a diferentes violaciones a los derechos humanos. 

La prisión preventiva oficiosa es el proceso que permite mantener en la cárcel a una persona acusada de algún delito. 

Esto mientras las autoridades realizan las investigaciones para determinar si se cometió o no un delito grave. 

El objetivo es que los acusados no escapen de la justicia y por otro lado, puedan brindar protección a las víctimas.

El proceso podría durar años sin resolverse y los implicados podrían pasar el mismo tiempo en prisión sin comprobarse su responsabilidad.

De acuerdo con Animal Político, hasta 2020 el 85% de las personas encarceladas en México no habían recibido sentencia ni se les probó ningún delito.

Gran parte de las personas sometidas con esta medida cautelar fueron acusadas por otros delitos menores, como pequeños robos o narcomenudeo.

Durante este tiempo, las personas no tienen derecho a fianza hasta que termine el juicio.

Los delitos contemplados en el artículo 19 y el Código Penal Federal de la Constitución en los que aplica la prisión preventiva oficiosa son:

Abuso o violencia sexual contra mejores

Delincuencia organizada

Homicidio doloso

Feminicidio

Violación

Secuestro

Trata de personas

Robo de casa habitación

Uso de programas sociales con fines electorales

Corrupción tratándose de delitos de enriquecimiento ilícito y ejercicio abusivo de funciones

Robo al transporte de carga en cualquiera de sus modalidades

Delitos en materia de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos (el huachicoleo)

Delitos en materia de desaparición forzada de personas y desaparición cometida por particulares

Delitos cometidos con armas y explosivos

Delitos con armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas

El presidente de la SCJN indicó que uno de los grandes problemas que ha provocado la prisión preventiva es el aumento desmedido en la población de las prisiones del país. 

La medida no ha podido combatir la impunidad y violencia y al contrario, ha sumado diversas violaciones a los derechos humanos de los detenidos.

Dijo que los más afectados son los sectores pobres de la población, que además de ser detenidos arbitrariamente, no pueden acceder a una defensa justa para probar su inocencia. 

De esta manera, si se elimina la prisión preventiva oficiosa, los jueces deberán determinar cuáles son los casos que deben o no permanecer en la cárcel. 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador reprobó la desaparición de la prisión preventiva oficiosa.

Señaló que la idea de la medida cautelar es una forma de brindar justicia. En un comunicado, exhortó a la SCJN a no aprobar la desaparición de la prisión preventiva.

Por otro lado, la jefa de Gobierno Claudia Sheinbuam consideró que la eliminación puede representar un problema en temas de seguridad para las mujeres.