¿Lo conocías? Apizaquito es un pueblo abandonado de Puebla que alguna vez fue refugio de importantes caudillos revolucionarios.

Integrantes de la comunidad de Facebook Puebla Antigua compartieron sobre la historia de este lugar que hoy se encuentra en ruinas.

El nombre de esta vieja localidad nos remonta a San Luis Apizaquito, en el vecino estado de Tlaxcala. Sin embargo, se trata de dos lugares completamente diferentes.

Apizaquito tiene su origen en la comunidad de San José Cuauhtémoc en Lafragua, Puebla. El municipio ubicado al oriente del estado limita con Guadalupe Victoria, Tlachichuca, Chilchotla y tres poblaciones más de Veracruz.

En dirección al sur y en medio del bosque, la población del legendario Apizaquito se asentó en el cerro hace cientos de años.

De acuerdo con los amantes de la historia, con el paso de los años, la comunidad fue refugio de personajes revolucionarios.

Por ejemplo, Celso Cepeda mejor conocido como El Caudillo Poblano en la época de la Revolución Mexicana. Según cuenta la leyenda, se unió a las filas del ejército de Emiliano Zapata y fue fiel amigo de Venustiano Carranza.

Por esta región, también pasaron Juan Cotero, cuyo apodo era Chito Cohetero y Gaspar Yanga, conocido bajo el seudonimo El Negro Yanga.

Así como Jesús Arriaga (Chucho el Roto), el famoso “bandido del pueblo” cuyas hazañas se relataban con gran fervor durante el Porfiriato.

Por situaciones diversas y que hasta la fecha son desconocidas, las y los habitantes abandonaron el pueblo.

Una de las últimas fotografías tomadas en el año 2006 muestra las ruinas que quedan de pie de aquel pueblito.

Entre ellas, una pequeña cabaña y una iglesia, cuya torre se cae a pedazos y sus cimientos se esconden entre la vegetación de la zona.

En San José Cuauhtémoc se cuentan varias leyendas sobre este lugar. Por ejemplo, se dice que hay apariciones de personas que participaron en la lucha revolucionaria entre 1910 y 1917.

Otros aseguran que sus tierras resguardan oro y tesoros de antaño, razón por la que hay una gran presencia de saqueadores que acuden con palas para rascar y explorar los alrededores.

Hoy en día, Apizaquito se ha convertido en un punto histórico visitado por quienes disfrutan del senderismo y actividades al aire libre.

Algunos centros recreativos cercanos como Parque Barranca y La Fragua Camping ofrecen recorridos por este lugar. También son un punto popular entre las y los visitantes quienes reconocen su valor histórico.

maleta estrella roja
Carmen González

Carmen González

Licenciada en Comunicación por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Reportera desde 2018 de la fuente de cultura, turismo, activismo, temas sociales y de revista.