Bettsy Romero García

Pediatra con subespecialidad de gastroenterología y nutrición pediátrica. Alta especialidad en endoscopia digestiva y respiratoria.

Cinco mitos sobre la lactancia materna

Del primero al 7 de agosto se conmemoró la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Por esa razón he decidido desmentir cinco mitos sobre la lactancia materna que seguramente has escuchado alguna vez.

La Semana de la Lactancia es una campaña mundial para crear conciencia sobre la importancia de la lactancia.

La leche materna es el alimento ideal para tu bebé, contiene todos los elementos nutritivos que necesita.

Muchas personas, sin conocimientos profesionales, opinan sobre la lactancia materna: beneficios, el tiempo que debes lactar a tu bebé, cómo hacerlo.

Estos son los cinco mitos sobre la lactancia materna más comunes:

1. Mito: Suspende la lactancia después de iniciar los alimentos sólidos.

Realidad: Actualmente tanto al Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Academia Americana de Pediatría recomiendan preferir la lactancia materna hasta los 24 meses o más, si la madre y su bebé lo desean.

2. Mito: Si estás lactando debes dejar de comer huevo, nueces, leche y otras cosas.

Realidad: La restricción de alimentos se da solamente en algunos casos específicos. Por ejemplo, en la alergia a la proteína de la leche de vaca, se llega a restringir en la dieta de la mamá. Sino es el caso es libre de alimentarse, eso sí, de la forma más sana posible.

3. Mito: Tu leche no llena al bebé, debes complementar con fórmula

Realidad: La naturaleza es sabía, la producción de la leche será a demanda de tu bebé. La madre debe mantener una dieta variada, equilibrada y suficiente, además debe estar siempre hidratada.

4. Mito: Dale 10 minutos de un pecho y 10 minutos de otro, cada 3 horas

Realidad: La lactancia para tu bebé es a “libre demanda”, esto quiere decir que no tendrá horarios para las tomas y tampoco tiene sentido contar los minutos que tarda en cada pecho.

5. Mito: Si le das pecho a tu bebé cada que llora se volverá caprichoso o berrinchudo

Realidad: Este es uno de los mitos más comunes. Debes saber que no hay nada más cierto que la lactancia materna, además de proporcionar los nutrientes que necesita tu bebé, fomenta apego seguro entre los dos, está científicamente probado que aumenta las conexiones neuronales, neurotransmisores que tienen que ver con la felicidad, además reduce el estrés del pequeño.

Recuerda: comenta tus dudas con tu pediatra de confianza y, de preferencia, pide la ayuda de un asesor en lactancia materna si así lo deseas, para tener una lactancia prolongada y exitosa.

Estos son algunos links con información real sobre la lactancia materna:

IMSS

Unicef

Bettsy Romero García

Pediatra con subespecialidad de gastroenterología y nutrición pediátrica. Alta especialidad en endoscopia digestiva y respiratoria.