J. Carlos Rojas

Juan Carlos Rojas

“La Reyna”, por qué ver la película del momento

Las redes están inundadas de información, fotografías y videos de la Reina Isabel II y todo lo que tenga que ver con la Monarquía Inglesa.

Por supuesto, las películas sobre el tema no podían faltar y en redes sociales también podemos leer varias recomendaciones sobre qué es lo mejor que podemos ver sobre el tema.

“La Reyna”, un drama histórico lanzado en el 2006, es una de ellas.

Se trata de un relato de la semana fatídica que transcurre desde la muerte de la princesa Diana, hasta su entierro.

Relata los problemas dentro de la familia Real, teniendo como figura central a la Reyna Isabel II y a un joven Tony Blair, recientemente elegido primer ministro de Gran Bretaña.

“La Reyna” se hizo bajo la dirección de  Stephen Frears,  director Inglés aclamado, quien entre otras obras tiene la magnífica Dangerous Liasons (Relaciones Peligrosas)

Como la reina Isabel II actúa Helen Mirren, ganadora del Oscar precisamente por la interpretación de este papel.

Mirren tiene una larga carrera en películas como: Excalibur, Gosford Park y Trumbo.

También está  Michael Sheen en el papel de Tony Blair, primer ministro de la Gran Bretaña.

En la madrugada del 31 de agosto de 1997, muere en un accidente de auto la princesa Diana de Gáles, la cual había sido excluida de la familia real después del divorcio con él Príncipe Carlos.

Diana, querida por el pueblo, no solo de Inglaterra sino de todo el mundo y por casi todos los mandatarios, artistas y luchadores sociales famosos de su época, era la piedra incómoda en el zapato de una familia Real liderada por la gran Isabel II de Windsor, quien desde 1952 ostentaba el título de Reyna de Inglaterra.

Isabel II decide aislarse del ojo público, en lo que se llevan a cabo los preparativos para el funeral.

Esto causa la ira y molestia de sus gobernados, siendo el recién electo Primer ministro quien tenga que fungir como vocero del sentimiento nacional hacia ella.

Excelente reseña histórica de Isabel II, quien había trabajado codo con codo con gente de la talla de Winston Churchill, Margaret Thatcher y lidiado con gente como Nikita Krushev de la Unión Soviética, pero no podía entender la dimensión y repercusiones ocasionadas por la muerte de Diana. 

La actuación de Hellen Mirren es soberbia, sin demeritar a Michael Sheen quien también hace un gran trabajo, en resto del elenco en el límite.

Muy buena ambientación del periodo en cuestión, con imágenes reales intercaladas de noticieros y entrevistas, así como discursos de mandatarios como Bill Clinton.  

Es un verdadero placer verla y despertará muchas curiosidades en el conteto de su muerte. Hasta la próxima semana.

BANNER RUMBO