Marco A. Mirón Cortés

Marco A. Mirón Cortés

Reportero con más de 22 años de trayectoria. Inició en el año 1997 en El Sol de Puebla, empezando como practicante y antes de cumplir el año fue contratado para formar parte de la plantilla de reporteros de esa casa editorial.

La avaricia del líder del PRI

Su llegada se consideró como la imagen del “nuevo PRI”. Un personaje joven con experiencia en el servicio público tras su paso como alcalde de Quecholac con la mira en recuperar parte del prestigio del partido político dominante en Puebla durante los últimos 70 años.


Sin embargo, la realidad ha superado a la expectativa sin lograr un cambio. Ni siquiera una diferencia tangible con relación a sus antecesores.


Desde su arribo –primero de manera provisional- a la dirigencia estatal del Revolucionario Institucional en julio de 2020, Néstor Camarillo Medina se ha dado a conocer más por su protagonismo en lugar de resultados positivos de recuperar presencia partidista en suelo poblano.


La tarea, desde luego, no ha sido fácil tomando en cuenta la filtración de audios que involucran al líder nacional, Alejandro Moreno “Alito”, donde supuestamente extorsiona a empresarios o la reciente detención del ex candidato priista a la gubernatura, Javier López Zavala, acusado de feminicidio.


El panorama del PRI en la elección nacional y estatal del 2024 pinta para un nuevo fracaso.


De ahí que Néstor Camarillo se preocupe más por su futuro político en lugar de dar nueva vida a la maquinaria priista.


Así lo ven desde la sede del Comité Directivo Estatal y dentro del grupo parlamentario del Tricolor.


Por eso no extraña que Camarillo Medina busque utilizar su cargo para acaparar la mayor parte de posiciones para su beneficio o los suyos.


No importa su poca experiencia en temas legislativos en los que tienen amplio conocimiento sus compañeros de bancada Jorge Estefan Chidiac e Isabel Merlo Talavera.


Ambos son los “cerebros” que comandan a los siete integrantes de la bancada del PRI.


Se dice que Néstor Camarillo busca a toda costa ser el presidente de la mesa directiva del Congreso local del primer periodo de sesiones del segundo año legislativo que inicia el próximo 15 de septiembre.


¿El objetivo? Presencia, presencia, presencia.

Desde la mesa directiva, tendría mayor exposición mediática como responder en diciembre el informe anual del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.


Y seguir con su línea discursiva que el “PRI” está vivo como fuerza política con la finalidad de unir fuerzas con el PAN y el PRD.


La avaricia de Néstor Camarillo es tal que sus allegados cuentan que si no logra afianzarse en este año y el 2023, prácticamente será borrado en el 2024 sin lograr ni siquiera una regiduría.


Incluso, cuentan los que rodean al líder estatal que entre uno de sus objetivos sería la candidatura a la presidencia municipal de Puebla.


¿Será?

+++
El líder sindical del Ayuntamiento de Puebla, Gonzalo Juárez Méndez, vio disminuida su presencia mediática en redes sociales y en eventos con la militancia, pues sabe que lo tienen en la mira.


No tanto del lado del gobierno municipal de Eduardo Rivera Pérez, con el que tiene una relación cordial sin quejarse o levantar la voz de algo que no le parezca.


Más bien, está preocupado porque desde Casa Aguayo se tiene conocimiento
de su “apego” o “cercanía” con la gestión de Claudia Rivera, con quien se dice, aún mantiene cierta cercanía ahora en las filas de MORENA.


Gonzalo Juárez anda intranquilo y no es para menos.

Comentarios:
[email protected]

Marco A. Mirón Cortés

Marco A. Mirón Cortés

Reportero con más de 22 años de trayectoria. Inició en el año 1997 en El Sol de Puebla, empezando como practicante y antes de cumplir el año fue contratado para formar parte de la plantilla de reporteros...