Marco A. Mirón Cortés

Reportero con más de 22 años de trayectoria. Inició en el año 1997 en El Sol de Puebla, empezando como practicante y antes de cumplir el año fue contratado para formar parte de la plantilla de reporteros de esa casa editorial.

El secretario que mira de reojo la sucesión en Casa Aguayo

Aunque en diversas ocasiones ha manifestado que su único interés está en cumplir su función dentro del gabinete estatal, sí mira con cierto interés que su nombre aparezca en la lista de aspirantes a gobernador de MORENA. En la sucesión de Casa Aguayo.

Actualmente analiza los pros y contras, tomando en cuenta que es un “ciudadano” sin pertenecer a la esfera política poblana.

Para tal definición, el funcionario estatal empieza a estudiar como un parámetro los “martes ciudadanos”, programa del gobierno barbosista que consiste en acercar los servicios y apoyos institucionales a la población en los 217 municipios.

Desde luego ha sido bien recibido en los lugares recorridos porque su dependencia representa un área vital en la población. Pero igualmente ha destacado su carisma y buen trato para conectar de inmediato con los potenciales beneficiados.

José Antonio Martínez García, secretario de Salud, efectivamente está concentrado en su función, pero sin dejar de mirar de reojo el proceso electoral del 2024.

Tiene el apoyo del ejecutivo estatal Luis Miguel Barbosa para integrarse a la lista de siete contendientes –por ahora- rumbo a la sucesión a Casa Aguayo.  

Los martes ciudadanos le han ayudado para ser más conocido en el territorio poblano, sin perder de vista que su principal objetivo está encaminado a mejorar el sistema de salud pública en los 217 municipios.

A Martínez García se le ve cómodo en los recorridos semanales. Tiene el “clic” de ganarse rápidamente el afecto ciudadano y eso es una gran arma en procesos electorales. Como ejemplo está en su reciente aparición en Chinantla donde se llevaron a cabo programas de cirugía y módulos de atención médica.

El mandatario estatal lo tiene fuera de la lista de suspirantes porque el mismo secretario de Salud no quiere distracciones, sin embargo, lo quisiera dentro porque sabe del trabajo y potencial que puede ofrecer.

MORENA sabe que Puebla es una entidad importante en el mapa electoral y necesitará un candidato de peso completo que le permita mantenerse al frente de Puebla.

Aunque del lado de la oposición, por el momento no hay tantas “corcholatas”, el nombre de Eduardo Rivera Pérez, actual alcalde e Puebla, es un adversario que daría pelea a los morenistas.

Los nombres del diputado federal, Ignacio Mier y del senador Alejandro Armenta Mier, aparentemente representarían las cartas más fuertes en MORENA. Ambos tienen un pasado que les puede afectar en campaña si alguno resulta el elegido.

Del primero, existen señalamientos en contra como estar vinculado a empresas que operan recursos de procedencia ilícita, sin dejar de lado temas como su fracaso como operador político para que ganara Durango la candidata morenista a gobernador.

En el caso de  Armenta Mier, tiene el pasado priista y sobre todo, haber formado parte del equipo del ex mandatario Mario Marín Torres.

Los otros personajes del gabinete que integran la lista no tienen la suficiente fuerza –por ahora- que representen una garantía de triunfo. Desde luego una buena estrategia de comunicación ayudaría en su posicionamiento.

Falta tiempo para el 2024, pero el nombre de José Antonio Martínez García no debe descartarse. 

Tiempo al tiempo.

Comentarios:

@Marcomironc

anaconda138@hotmail.com

anaconda138@icloud.com

Otras columnas:

Marco A. Mirón Cortés

Reportero con más de 22 años de trayectoria. Inició en el año 1997 en El Sol de Puebla, empezando como practicante y antes de cumplir el año fue contratado para formar parte de la plantilla de reporteros...