Marco A. Mirón Cortés

Reportero con más de 22 años de trayectoria. Inició en el año 1997 en El Sol de Puebla, empezando como practicante y antes de cumplir el año fue contratado para formar parte de la plantilla de reporteros de esa casa editorial.

El PRI sueña con la alcaldía de Puebla

En la dirigencia estatal del PRI comandada por Néstor Camarillo, existe el sueño de contar con un candidato priista a la alcaldía de Puebla en la elección del 2024 dentro de la posible alianza con el PRI y el PRD.

La respuesta, desde ahora, está encaminada a un rechazo rotundo por parte de Acción Nacional, postura que tendrá que manifestarse de manera directa en su momento por los líderes de este partido político.

El sueño priista se basa en dos factores.

El primero relacionado con el hecho que ahora le toca nombrar “candidato” en la capital poblana en caso de permanecer la alianza Va por Puebla.

Dos. El supuesto acuerdo de palabra entre el panista Eduardo Rivera y la cúpula del PRI para que en 2024 le toque al tricolor la nominación en caso que el actual edil busque la gubernatura.

¿Será?

Acción Nacional despertará de este sueño al Revolucionario Institucional cuando le plantee que en Puebla es una marca devaluada o en pleno descenso.

Lejos está de ser el partido político hegemónico en la entidad. MORENA prácticamente le ha arrebatado sus mejores activos y los pocos que quedan, como algunos ediles de la sierra norte, casi casi tienen puesta la playera guinda que se verá en su esplendor en el 2024.

Además, su aportación de votos viene disminuyendo en cada elección.

En el 2021, el PRI únicamente aportó poco más de 45 mil votos a Eduardo Rivera, 30 mil menos de los que obtuvo tres años antes.

Aun así, el Revolucionario Institucional sueña con nombrar al abanderado a edil dentro de la alianza con el PAN y PRD.

De ahí que su dirigente estatal, Néstor Camarillo ya tenga en mente tres nombres –más lo que se acumulen con el paso de los meses-.

Tal es el caso del empresario y ex diputado local, José Chedraui, cuyo nombre se manejó en su momento para ser candidato en 2021 en sustitución de Eduardo Rivera.

La “caballada” la completan el legislador federal, el ex marinista Lázaro Jiménez –con nula presencia en la capital- y tal vez Blanca Alcalá Ruiz, presidenta municipal en el trienio 2008-2011.

Desde luego que el PAN no dará esa posición de ninguna manera ni porque Eduardo Rivera Pérez vaya de contendiente a la gubernatura.

El PAN-Yunque la quiere para uno de los suyos.

Eso es claro por más que surjan auto destapes como el exmorenovallista, Mario Riestra.

Así que el PRI puede darse por bien servido que tenga algunas posiciones como regidurías y puestos de primer nivel, como sucede actualmente al interior del ayuntamiento.

Desde luego habrá amagues desesperados, pero nada hará cambiar de postura a la cúpula panista.

Todo quedará en un sueño al interior del PRI.

Del PRD, ni siquiera tiene cara para sugerir nombres. Basta recordar que en el 2021, aportó a Eduardo Rivera la risible cifra de 6 mil votos.

Así que el PAN tiene amarrada esta posición para el 2024 en busca del sueño de retener la presidencia municipal de Puebla y sobre todo, la gubernatura del estado.

¿Lo conseguirá?

Comentarios:

@Marcomironc

anaconda138@hotmail.com

anaconda138@icloud.com

Marco A. Mirón Cortés

Reportero con más de 22 años de trayectoria. Inició en el año 1997 en El Sol de Puebla, empezando como practicante y antes de cumplir el año fue contratado para formar parte de la plantilla de reporteros...