Ya se calificó de legal la detención del hombre armado que ingresó el lunes 13 de mayo a las oficinas de la financiera Captiva en la torre Omega de la plaza comercial Centro Mayor, por lo que se queda en prisión. Lo hizo para exigir la devolución de un dinero invertido, pero ahora pasó de víctima a victimario. 

Debido a que el acusado mantuvo privadas de su libertad a cuatro personas y disparó contra los policías que intervinieron en el rescate, le imputaron tres delitos. 

Hace unas horas, llevaron a audiencia el presunto responsable, a quien se indentificó desde ese día con el nombre de Catarino C. T., de 55 años de edad.  

Más tarde, en la Casa de Justicia ubicada en Agua Santa, el Juez de Control concluyó calificar de legal la detención y retención realizada en contra del hoy indiciado. 

Además, el Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE), formuló imputación en contra de Catarino C. T., por el delito de secuestro agravado, tentativa de homicidio calificado y por el delito de portación de arma de fuego sin licencia, al haber atentado contra civiles y también servidores públicos (policías). 

Sin embargo, la defensa del acusado recurrió a solicitar la ampliación del término legal para resolver su situación. Por ello, la autoridad judicial señaló para las 08:00 horas del próximo 21 de mayo la audiencia de vinculación a proceso. 

En tanto, impuso a Catarino C. T. la medida cautelar consistente en prisión preventiva oficiosa, es decir debe permanecer encerrado en el penal de San Miguel. 

Amenaza con disparar adentro de la torre Centro Mayor; hoy está en prisión  

Fue el 13 de mayo pasado cuando Catarino llegó a las oficinas de la empresa Captiva, en el quinto piso de la torre Omega. Armado con una escopeta, amagó a los empleados para exigir la devolución de su dinero invertido. Tenía el argumento de que lo querían defraudar y no regresarle nada. 

Esto generó una intensa movilización policial de Puebla, Cholula y del Estado, además de paramédicos de Protección Civil Municipal. 

Al final, lo sometieron y detuvieron. Además, a las víctimas retenidas lograron liberarlas.

Es importante resaltar que hasta el momento, las instalaciones de la empresa Captiva se encuentra aseguradas y bajo vigilancia policial, para seguir con las investigaciones correspondientes. 

Y es que después de lo sucedido, salió a la luz que Catarino no sería el único defraudado en la torre Omega.

BANNER RUMBO