Un cuerpo en avanzado estado de descomposición y que ya era devorado por la fauna silvestre fue descubierto esta mañana en campos de cultivo del municipio de Santa María Coronango.

Mientras un campesino estaba trabajando en su terreno de siembra, se le acercó otro hombre y le dijo que metros adelante había una persona muerta.

Al arrimarse al lugar notaron el olor nauseabundo y confirmaron que había un cadáver ya en descomposición y carcomido por los perros de la zona.

Por ello de inmediato fueron a dar aviso a las autoridades policiales y así poco después llegaron policías municipales de Coronango. Los uniformados confirmaron el reporte, acordonaron la zona y dieron aviso a las autoridades ministeriales.

Posteriormente llegaron peritos en criminalística y agentes ministeriales de la Fiscalía General del Estado (FGE) asignados a la Coordinación General Especializada en la Investigación de Homicidios Dolosos. Ellos fueron los encargados de realizar las diligencias del levantamiento de cadáver.

Por las condiciones en que se encontraba el cuerpo se desconocen sus generales y quedó registrado como desconocido.

El cadáver lo trasladaron al anfiteatro municipal y se espera que con los estudios correspondientes más adelante pueda identificarse y que sus familiares lo reclamen.

Ante los hechos se inició una carpeta de investigación a fin de esclarecer lo ocurrido. Es decir, determinar si la persona falleció por causas naturales o se trate de un asesinato y en ese punto lo abandonaron para dificultar su pronta localización.

Y es que precisamente donde se encontró el cadáver es una zona limítrofe con los municipios de Cuautlancingo y San Miguel Xoxtla, donde de manera recurrente arrojan cuerpos de personas asesinadas.

Esto, aparentemente por sus vínculos con bandas criminales y en medio de ajustes de cuentas o rivalidad de territorio.

BANNER RUMBO