Edwin Silvestre Reynoso Zavala, el hombre que se encontraba desaparecido desde el pasado fin de semana, fue localizado sin vida; la última vez que se le vio, estaba divirtiéndose en el bar “Tapanko” ubicado en la recta a Cholula.

Aunque se presume que lo atropellaron, la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) ya investiga su sospecha desaparición y muerte.

Edwin acudió la noche del sábado 15 de junio al citado antro y ahí estuvo hasta la madrugada del domingo, cuando repentinamente sus amigos dejaron de verlo.

Los familiares iniciaron una búsqueda por redes sociales y medios de comunicación, pero también acudieron a las instalaciones de la FGE para presentar la denuncia por desaparición de persona. Posteriormente se emitió la ficha de búsqueda para su pronta localización.

De acuerdo a las primeras investigaciones, Edwin Silvestre, de 35 años de edad, asistió el sábado con sus amigos al bar “Tapanko” en donde estuvo hasta las 02:00 horas, aproximadamente, ya del domingo.

En esos momentos, comentó a sus acompañantes que iba al sanitario, se levantó de su mesa y se fue hacia los baños. Sin embargo, pasaron los minutos y sus amigos, al ver que ya había tardado, fueron a buscarlo y no lo encontraron.

En ese momento pensaron posiblemente ya se había marchado a su casa e hicieron lo propio.

Al día siguiente, Edwin Silvestre tenía una cita con su pareja sentimental, pues iba a festejar el Día del Padre, pero nunca llegó.

Eso alertó más a los familiares quienes, al saber dónde estuvo bebiendo un día antes, acudieron y encontraron su vehículo en el estacionamiento, afuera del bar “Tapanko”, pero de él no había rastro alguno.

Por ello inició su búsqueda por diversos medios, hasta que finalmente les indicaron este martes que lo localizaron, desafortunadamente sin vida.

Edwin, desaparecido en el bar “Tapanko” habría sido atropellado, pero piden investigación minuciosa

De manera extraoficial, trascendió que el cadáver se localizó a orillas de la recta a Cholula. Esto a las afueras del Happy Can Camp, un centro de cuidado y desarrollo canino. Este se encuentra frente al bar Tapanko; es decir, en el carril contrario.

Aunque el reporte preliminar indicó que la víctima murió por atropellamiento, los deudos exigirán una investigación minuciosa. Ellos aseguran que Edwin Silvestre llevaba su vehículo y no tenía por qué atravesar a pie la mortal recta a Cholula.

BANNER RUMBO