En menos de un mes autoridades de Puebla montaron cuatro impresionantes operativos en
el mercado de La Cuchilla y la 46 Poniente.

El primero de ellos es famoso por la venta de piratería y todo tipo de drogas; el segundo por
la comercialización de autopartes robadas.

Dichas acciones generaron una importante movilización y temor entre la ciudadanía, pero
no lograron ninguna detención importante. Los líderes conocidos como “El Caimán”, “El
Cepillo” y “El Monstruo” todavía gozan de su libertad.

La Cuchilla y los locales de la 46 Poniente se ubican al norte de la capital poblana. Las
intervenciones comenzaron a principios de julio, pero las personas que controlan estos
sitios ya saben cuándo y a qué hora llegarán los uniformados. Así que tienen tiempo para
huir.

Hoy, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta confirmó que los propios policías han dado protección a los criminales en La Cuchilla, convirtiéndolo en un lugar incontrolable. Prometió 

La madrugada del sábado 2 de julio agentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP)  resguardaron durante varias horas las inmediaciones de La Cuchilla. 

Personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) ingresó y, en ese momento, se informó que dicha diligencia derivó de la investigación que se sigue por la desaparición de un matrimonio. 

Se trata de Jocelin Carreto Xaltenco de 28 años y David Báez Aburto, de 29, quienes  desaparecieron el 1 de junio después de ingresar a dicho lugar. 

Cuatro días después, el operativo cayó en la 46 Poniente. Aquí participaron policías  municipales, estatales y personal de Comercio Exterior. Sin embargo, no se dio cuenta de  los resultados. 

Luego, el viernes 22 de julio, decenas de policías municipales, estatales, agentes  ministeriales, de la Guardia Nacional y de Comercio Exterior llegaron, primero, a la 46 Poniente. 

De nueva cuenta todo el perímetro fue acordonado, situación que generó caos vial. Horas
después, la SSP intervino el mercado de La Cuchilla, lo que provocó movilización policiaca
sobre el bulevar Norte y la 15 Norte.


¿Quiénes son “El Caimán”, “El Cepillo” y “El Monstruo”?

Javier Francisco N alias “El Caimán”, Ángel alias “El Monstruo” y Carlos Alberto N alias “El
Cepillo” ya estuvieron en prisión, pero obtuvieron su libertad.

“El Caimán” fue detenido en dos ocasiones por narcomenudeo. La Fiscalía lo aprehendió en
marzo de 2019 durante un cateo realizado en la colonia 6 de enero. Luego de pagar una
fianza volvió a las calles de la ciudad y en febrero de 2021 la Policía Municipal lo volvió a
atrapar.

Cuando salió de prisión eliminó a sus rivales y ganó el control de La Cuchilla.

“El Monstruo” y “El Cepillo” también ya pisaron la cárcel en más de una ocasión. Su última
detención fue en 2020 y no se implementó ningún operativo para atraparlos.

A ellos se les atribuye el control en la 46 Poniente. La SSP vinculó a “El Cepillo” con la
banda del líder narcomenudista conocido como “El Chupón” y dijo que “El Monstruo”
operaba, además, inmuebles para el consumo y venta de drogas conocidos como
“picaderos”.

La FGE dio a conocer que durante el primer cateo en La Cuchilla se ejecutó una orden de
aprehensión en contra de Eros André por narcomenudeo. Además, se hallaron dos
vehículos con reporte de robo, 746 cartuchos útiles, cuatro sub ametralladoras tipo uzi, una
pistola calibre 9 milímetros y una marca Smith & Wesson.


Si los tres siguen libres, ¿qué han encontrado en los operativos?


También se decomisaron dos granadas de fragmentación y una explosiva, 47 kilos de
marihuana y 2 mil gramos de cristal. Más de 600 gramos de cocaína, 306 gramos de LSD y
10 paquetes de cigarros.

Del segundo no hay información, pero este día el fiscal Gilberto Higuera Bernal informó que en la 46 Poniente se catearon 29 inmuebles. De estos, 21 quedaron bajo resguardo por
encontrar autopartes ilegales; en total son más de 220 toneladas. También se encontraron
más de 800 llantas, rines y en algunos de ellos narcóticos.

Magarely Hernández

Licenciada en Periodismo por el Centro de Estudios Universitarios PART. Reportera desde 2017 en temas de seguridad, feminicidios y desapariciones.