Por obras de remodelación y reacomodo, personal dañó severamente ejemplares del Museo de las Momias de Guanajuato. 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hizo un llamado de atención a la dirección del recinto para manejar adecuadamente el patrimonio cultural del estado.  

Informó que el pasado 21 de mayo, se dio a conocer sobre las adecuaciones museográficas hechas en el Museo de las Momias de Guanajuato. 

Durante las labores, se reportó el desprendimiento del brazo derecho de uno de los cuerpos momificados. Se trata del ejemplar conocido popularmente como “El ahogado”. 

A partir de las denuncias públicas hechas ante el INAH, especialistas acudieron al recinto museístico para documentar los daños a los bienes patrimoniales. 

Señalaron que aunque ya se habían registrado afectaciones previas al cuerpo momificado, los daños no eran tan severos como ahora. 

La investigación confirmó que la manera en la que se han realizado los movimientos de la colección del museo no es la correcta. 

Explicó que, en vez de aplicar estrategias de conservación correctivas y preventivas, las acciones realizadas han incrementado los daños, no solo en el “El ahogado”. 

En X, el INAH informa del daño a un cuerpo momificado en Guanajuato.

Dañan momias de Guanajuato por falta de protocolos

Indicó que el problema es la falta de conocimiento sobre los protocolos adecuados, así como la falta de capacitación del personal que realiza tales tareas.  

Además, resaltó que, aunque todos los elementos del museo en cuestión son cuerpos momificados, no son iguales. Y es que cada uno representa singularidades en su naturaleza. 

Por esta razón, si no se actúa de manera adecuada, oportuna y responsable, se podrían causar deterioros irreversibles e, incluso, su pérdida. 

A raíz de esta situación, el Centro INAH de Guanajuato solicitó que las autoridades municipales entregaran el proyecto museográfico, incluidos los protocolos seguidos para tal intervención.  

Este documento se entregó en fechas posteriores a la remodelación, lo que constata el poco seguimiento y respeto a los acuerdos adquiridos y firmados con anterioridad. 

Señaló que desde la Secretaría de Cultura federal y el INAH existe voluntad para trabajar en conjunto por el bien y cuidado de unos de los símbolos patrimoniales más importantes de Guanajuato. 

Ambas instituciones reiteraron la importancia de resignificar estos cuerpos como bienes que cuentan una historia. Y no, como meras mercancías susceptibles de ser explotadas comercial y económicamente.  

Informó que, en los próximos días, el equipo de especialistas del INAH realizará un nuevo diagnóstico en el recinto. 

A través de este, podrán realizar una mejor evaluación con mayor detalle sobre el estado actual de los cuerpos. 

El INAH advirtió que de seguir ignorando las recomendaciones de sus especialistas y actuando sin protocolos adecuados, el deterioro de las momias continuará hasta que ocurran daños irreparables. Incluso pérdidas, en detrimento del patrimonio de las y los guanajuatenses. 

BANNER RUMBO