Por apoyar los derechos de las mujeres en su país, un futbolista iraní es condenado a muerte. Así lo informaron medios internacionales.

Se trata de Amir Nasr-Azadani, jugador del Iranjavan que fue detenido por defender públicamente las libertades de las mujeres en Irán. 

El que fue lateral del Tractor Sazi de 2016 a 2019 participó en las protestas para exigir justicia por Mahsa Amini. 

Fuerzas policiales detuvierony asesinaron a la mujer iraní por portar el velo de la manera “incorrecta”.

Acusaron al atleta de 26 años de pertenecer a un “grupo armado” que supuestamente está involucrado en la muerte de tres agentes de seguridad. Esto durante dichas protestas en la ciudad de Esfahan, Irán.

El presidente del Tribunal Supremo, Asadullah Jafari, informó que señalaron a Nasr-Azadani por causar disturbios contra las autoridades. Razón por la que, desde el 27 de noviembre, se encuentra bajo custodia.

De acuerdo con las leyes locales de Irán, podrían dictar una sentencia tan grave como la pena de muerte, en caso de comprobarse que uso un arma de fuego. También podría permanecer en prisión por un largo periodo de tiempo. 

La FIFPRO se solidariza con Amir Nasr-Azadani, el futbolista iraní condenado a muerte

Al respecto, la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales (FIFPRO) se encuentran “conmocionados y asqueados” por la decisión de ejecutar a Amir Nasr-Azadani.

A través de Twitter, compartieron un comunicado para mostrar su solidaridad con el jugador de fútbol y pidieron la “eliminación inmediata de su castigo”.

La Federación Internacional de Futbolistas mostró su solidaridad contra el futbolista iraní Amir Nasr, quien está condenado a muerte.

No es el primer deportista en enfrentarse a la pena de muerte en Irán 

El pasado lunes 11 de diciembre, condenaron a muerte y después ahorcaron al luchador Majid Reza Rahnavard. Siendo este el segundo caso de ejecución pública en el país. 

Reza Rahnavard estaba acusado de matar a dos elementos de las fuerzas de seguridad de Irán. Sin embargo, durante el juicio no se respetaron sus garantías y derechos reconocidos a nivel internacional.