Dados los recientes acontecimientos, el doctor Tadeo Luna de la Mora, académico de Ibero Puebla, explicó cómo se puede entender y erradicar la violencia entre menores del estado de Puebla.

En su opinión, la violencia entre las juventudes es resultado del contexto social e histórico que vive el país.

Sobre los videos de riñas y trifulcas dentro y fuera de las escuelas y que circulan en redes sociales, opinó que no son hechos aislados.

El especialista en materia de seguridad indicó que este fenómeno tiene su origen en la violencia desbordada y normalizada que se presenta en todo México.

Estos eventos responden al contexto de violencia que les tocó vivir a las generaciones más jóvenes. Y que es producto de la mal llamada “Guerra contra el narco”.

“Los jóvenes de los videos aprendieron, en algún lugar, que la violencia era una respuesta válida”, dijo. Dejando de lado otras herramientas como el diálogo o la creación de acuerdos.

El problema ha generado entornos violentos debido a las disputas, control de territorio, el crimen organizado y las respuestas institucionales violentas de parte del estado.

Asimismo, el clima social violento que genera inseguridad impacta en distintos niveles y de manera diferente a la ciudadanía.

Si a estos escenarios violentos se suma la impunidad y la falta de impartición de justicia por parte de las autoridades, el problema se agrava.

Si las violencias no se atienden ni se sancionan, entonces se refuerzan este tipo de conductas, que terminan contaminando las relaciones sociales, a las instituciones y otros ámbitos.

¿Cómo entender y erradicar la violencia entre menores de Puebla?

Tadeo Luna de la Mora recalcó que la violencia no es algo natural y aunque es una construcción de la sociedad, también se puede desarticular.

Es importante trabajar en la neutralización de las violencias y dar seguimiento a las víctimas para que reciban atención. Lo mismo debería ocurrir a nivel social, para determinar cómo se recuperan las comunidades cuando se dan a conocer estos casos.

Por otro lado, se debe priorizar el acceso a la justicia de las víctimas en términos de reparación del daño. Que no solo abarque la parte legal, sino también las heridas emocionales que haya causado.

Una reparación colectiva para así acercarnos a la construcción de una cultura de paz y entender que podemos resolver los conflictos sociales de maneras creativas a través del diálogo”, concluyó.

LA VILLA
Carmen González

Carmen González

Licenciada en Comunicación por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Reportera desde 2018 de la fuente de cultura, turismo, activismo, temas sociales y de revista.