Una investigación conjunta entre GIRE e Impunidad Cero señaló que de 2015 a 2020, en el país van 712 quejas ante la CNDH y comisiones locales de derechos humanos por violencia obstétrica; los estados con más incidencia son Durango, Oaxaca y Ciudad de México.

Las organizaciones encargadas del estudio “Justicia olvidada. Violencia e impunidad en la salud reproductiva” indicaron que, en el caso de México, el alto porcentaje de cesáreas que se realizan resulta preocupante. De acuerdo con datos de la Endireh 2016 del Inegi, 42.8 por ciento de las mujeres encuestadas informaron que el nacimiento de su último hijo o hija fue por cesárea.

De ellas, 10.3 por ciento mencionó no haber sido informada de la razón para la cesárea y 9.7 por ciento afirmó que no le pidieron autorización para realizarla. En el año 2017 hubo 2 millones 64 mil 507 nacimientos, de los cuales 45.5 por ciento fueron por cesárea. Estas cifras tan elevadas sugieren la prevalencia de cesáreas injustificadas en el país.

Puebla negó datos sobre muertes maternas

En el periodo de 2015 a 2020, se documentaron 16 quejas por violencia obstétrica en Puebla ante la CNDH y la comisión local, solo fueron emitidas cuatro recomendaciones; asimismo la entidad no dio respuesta a los casos de muertes maternas solicitados por GIRE e Impunidad Cero.

La investigación señaló que los altos niveles de muertes maternas en México son motivo de preocupación. En el año 2000, México se comprometió con los Objetivos de Desarrollo del Milenio a reducir la Razón de Muerte Materna (RMM) nacional a 22.3 para el año 2015.

A pesar de que en la primera mitad de la década pasada hubo una disminución de la RMM nacional, para 2015 la cifra fue de 34.6, lejos de lograr el objetivo establecido. Hacia finales de la década (2018), la incidencia de muerte materna fue de 33.9, una cifra muy semejante a la de 2015.

En los últimos diez años, Oaxaca, Guerrero, Nayarit y Chiapas han ocupado los primeros lugares en cuanto a Razón de Muerte Materna.

¿Cómo identificar la violencia obstétrica?

Cabe mencionar que de acuerdo con Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), la violencia obstétrica es una forma específica de violencia contra las mujeres que se genera en el ámbito de la atención del embarazo, parto y posparto en los servicios de salud públicos y privados, y consiste en cualquier acción u omisión que cause un daño físico o psicológico a la mujer.

En la actualidad, algunas entidades federativas han optado por incluir la violencia obstétrica como un delito en sus códigos penales. Éste es el caso de Chiapas, estado de México, Guerrero, Quintana Roo y Veracruz.