La nueva Ley General de Aguas Nacionales que está a punto de aprobar el Senado terminará con la concesión de Agua de Puebla en solo dos años.

El 3 de noviembre del 2021, el senador de Morena, Rubén Muñoz presentó esta nueva ley que será abordada por el Congreso de la Unión en el segundo periodo de sesiones que inicia en septiembre.

Ambas Manos realizó una revisión exhaustiva del documento y encontró que, en caso de aprobarse, la Ley abrogará la concesión de agua entregada por el exgobernador Rafael Moreno Valle en 2013.

El pasado 11 de mayo, el gobernador Miguel Barbosa Huerta dijo que evaluaban ya el retiro de la concesión a Agua de Puebla.

Aunque desprivatizar el agua ha sido una de las banderas de Morena en Puebla, esto ha sido complicado por los términos en los que opera la concesión.

El propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el pasado 5 de mayo, avaló el retiro de la concesión en la capital de Puebla.

Apenas el pasado 15 de julio, el Congreso de Puebla —con mayoría de diputados de Morena— aprobaron un incremento al servicio de agua de entre el 4% y el 7.6%.

¿Por qué la Ley General de Aguas Nacionales terminará con Agua de Puebla?

La nueva Ley General de Aguas contiene un articulado muy claro y preciso en el sentido de prohibir la concesión de agua potable a empresas privadas en todo el país.

El Artículo 20 señala:

“Bajo ninguna circunstancia, dependencias y organismos descentralizados de la administración pública federal, estatal o municipal, o la Ciudad de México y sus organismos descentralizados, podrán sub concesionar, concesionar, transmitir, delegar, ceder o vender los derechos relativos a las concesiones otorgadas por el Ejecutivo Federal, la Comisión Nacional del Agua y los Organismos de la cuenca, a particulares bien sean personas físicas o morales, para que éstas provean en tomas domésticas agua potable, para uso en casas habitación, colonas, condominios, departamentos, o para que provean saneamiento o drenaje”.

En el Artículo 29 BIS se establece entre los motivos de la revocación simplemente que se haya concesionado el servicio, esto para simplificar los procesos de revocación en los estados, como Puebla.

Para ser aún más claros, el Artículo 88 enuncia que “queda prohibido que el suministro de agua en tomas domésticas recaiga en personas físicas o morales privadas”.

Agua de Puebla llegará a su fin en el 2024

Si la nueva Ley General de Aguas Nacionales se aprueba como pretende hacerlo Morena, para finales del 2024 Agua de Puebla dejaría de operar el servicio.

Esto según el párrafo seis del Artículo 88:

“En el entendido de que las concesiones previamente otorgadas a personas físicas o morales privadas para el suministro de agua potable en tomas domésticos, tales concesiones o permisos se extinguirán a los dos años que entre en vigor la reforma al presente artículo, debiendo por tanto dichos concesionarios entregar las instalaciones hidráulicas a los entes públicos encargados del suministro de agua en el lugar en que se encuentren operando dichas concesiones”.

Así queda también establecido en los artículos transitorios.

“Las concesiones otorgadas a particulares para el suministro en tomas domésticas, que se encuentre vigentes al momento de la publicación, continuarán durante un plazo de dos años”, señala el segundo transitorio.

Agua de Puebla no podrá cortar el servicio de agua ni el de drenaje

Una vez que entre en vigor la Ley General de Aguas Nacionales, Agua de Puebla no podrá seguir amenazando a los poblanos morosos con el corte del servicio de agua y drenaje.

Así lo establece el Artículo 44, párrafo dos:

 “(…) Subsistirán, pero no podrán suspender, limitar o cortar el suministro de agua potable, pudiendo únicamente reducirlo (…) De igual forma, no podrá bloquearse, limitarse o suspenderse el saneamiento y drenaje en tomas domésticas”.

El Artículo 88 lo clarifica aún más y señala que el corte no puede darse ni siquiera en caso de un adeudo en el pago.

“Tratándose de usuarios de tomas domésticas bajo ninguna circunstancia y en ningún supuesto puede suspenderse o cortarse el acceso al agua potable, ni siquiera en el supuesto de adeudos o moras. Únicamente podrá reducirse el suministro de agua potable y nunca implicará un suministro menor a cincuenta litros diarios de agua potable por cada habitante”.

Esto porque la nueva Ley General de Aguas Nacionales garantiza el derecho humano del acceso al agua.  

Agua de Puebla no podrá volver a subir sus precios

Lo que sucedió apenas el pasado 15 de julio, cuando el Congreso de Puebla aprobó el incremento al precio del agua, no volverá a suceder con la nueva Ley General de Aguas Nacionales.

Así queda establecido en el tercer transitorio de la iniciativa de Ley.

“Por el tiempo que continúe vigente la concesión otorgada a particulares para el suministro de agua en tomas domésticas, sus titulares bajo ningún motivo podrán cobrar una trifa mayor a la establecida por las paraestatales o paramunicipales”.

También en los transitorios queda establecido que no podrán cortar o suspender el servicio.

Viridiana Lozano Ortiz

Licenciada en Comunicación, maestra en Letras Iberoamericanas y en Escritura. Periodista desde 2009. Fundadora y directora de Periódico Central hasta junio de 2022. Fundadora de Ambas Manos