El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece servicios preventivos y tratamientos contra el tabaquismo y las enfermedades derivadas.

En el marco del Día Mundial Sin Tabaco, el médico neumólogo Baldomero Salgado Tobón informó sobre las acciones que se llevan a cabo desde la institución.

Indicó que en cada Unidad de Medicina Familiar (UMF) del IMSS se promueven campañas para evitar que las personas, especialmente niños y jóvenes, se adentren en el consumo de tabaco.

Este 31 de mayo y durante todo el año, las UMF brindan información sobre los daños y consecuencias del cigarro. Además del impacto negativo de la industria tabacalera en la sociedad.

Los médicos y especialistas brindan consultas, estudios y hacen uso de otras herramientas para detectar y tratar cualquier padecimiento en personas consumidoras de tabaco.

Asimismo, se realizan pláticas para prevenir y evitar esta y otras adicciones o servicios adicionales para su tratamiento como:

  • Apoyo con el departamento de psicología
  • Atención con médicos familiares
  • Detención de índice de tabaquismo

En caso de que el índice del fumador sea alto, es canalizado al departamento de neumología, donde se evalúa la función pulmonar. También se toman en cuenta los síntomas y, a partir de eso, se administran medicamentos o tratamientos.

Los estudios pueden incluir una espirometría con la que se evalúa la función pulmonar. También se puede requerir una radiografía de tórax para detectar alteraciones tumorales, pulmonares o cardiovasculares.

Por otro lado, los médicos tratarán de investigar las causas por las que las personas son adictas al cigarro. Es decir, si hay otras razones como ansiedad o estrés que está detrás de todo esto.

Señaló que no solo se deben utilizar suplementos de nicotina para trabajar la necesidad de fumar. En estos casos, lo más importante es el apoyo de la familia y amigos que ayudan al paciente a terminar con su adicción.

IMSS ofrece tratamientos contra el tabaquismo, pero los daños son irreversibles

Los beneficios de dejar de fumar se podrán observar desde el primer mes, cuando se muestra una mejor tolerancia al ejercicio y la actividad física.

Sin embargo, el proceso para lograr la sanación respiratoria es largo. Para disminuir el riesgo de cáncer deben pasar alrededor de 10 a 15 años para que el estado de salud del paciente sea comparable con el de una persona que nunca ha fumado.

Cuando se detecta un caso de obstrucción de vías aéreas, se queda de forma permanente, pero si se detecta obstrucción crónica, los daños son irreversibles.

Incluso el tratamiento que se aplica solo ayuda a disminuir la velocidad con la que progresa el deterioro de la función pulmonar. Ya que cuando los tejidos pulmonares se dañan, difícilmente se pueden reparar.

BANNER RUMBO
Carmen González

Carmen González

Licenciada en Comunicación por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Reportera desde 2018 de la fuente de cultura, turismo, activismo, temas sociales y de revista.