Los magistrados podrán ser destituidos por el Congreso local por causas como denegación de la justicia y conflicto de intereses. Esta es la reforma al Poder Judicial enviada por Barbosa.