Este día se realiza la audiencia intermedia contra José María “Chema” Sosa, en la que se analizan las pruebas a favor y en contra. Esto, para resolver su responsabilidad o inocencia en la desaparición de su novia embarazada, Paulina Camargo. 

“Chema”, quien lleva cerca de nueve años en prisión, la semana pasada quedó absuelto de los delitos de homicidio y aborto. Con esta resolución, se desechó la sentencia de más de 16 años de cárcel que ya le habían impuesto. 

Sin embargo, no pudo abandonar el Cereso de San Miguel porque todavía enfrenta el proceso penal por el delito de desaparición de persona. 

La audiencia intermedia por este delito estaba programada desde febrero. Sin embargo, se difirió y hasta hoy, luego de la resolución absolutoria por los otros delitos, ya se lleva a cabo en el Centro de Justicia Penal de Puebla, en Agua Santa. 

Para ello, los padres de Paulina Camargo, amigos, conocidos e integrantes de colectivos feministas se presentaron por la mañana para manifestarse. Exigen que la Fiscalía General del Estado sea firme y contundente en la presentación de pruebas contra “Chema” Sosa. 

En contraste, la defensa legal y los padres de Sosa Álvarez confían en que dichas pruebas quedarán desechas. Y es que adelantaron que vendrían siendo las mismas que ya se desestimaron en el caso de homicidio y aborto y solamente sería una duplicidad en el delito de desaparición de persona. 

Rocío Limón, madre de Paulina, asegura que no ha cambiado la investigación. Dijo que las autoridades ministeriales sostienen que la joven desapareció después de acudir al departamento de José María en La Margarita el 25 de agosto de 2015. Fue en esa fecha que ya no se supo de ella. Entonces, tenía 19 años de edad. 

Es así que con el resultado de la audiencia que se está llevando a cabo, se podrá estar llegando casi al final de este escabroso caso que lleva cerca de nueve años. De hecho, sigue siendo un misterio lo que pasó realmente con Paulina Camargo. 

HOT SALE Estrella Roja