Luego de que se difundiera que el director de Seguridad Pública de Acatzingo, Carlos Fuentes Amador había sufrido un levantón, fue confirmado a Ambas Manos que ya se le localizó sano y salvo, pues no fue víctima de un secuestro sino que andaba de parranda.

Esta no sería la primera vez que Fuentes Amador falta a sus deberes como director de Seguridad de Acatzingo por “andar de fiesta”, por lo que se espera sea removido de su cargo.

Previamente corrió la versión de que alrededor de las 17:00 horas de este miércoles 24 de agosto cuando dos personas a bordo de un automóvil Nissan Versa color blanco lo privaron de su libertad.

Familiares dijeron que no localizaban al director de Seguridad de Acatzingo

De forma extraoficial se menciona la participación de un hombre y una mujer.

“Buenas tardes. Se solicita su valioso apoyo a fin de que activen las medidas y protocolos que correspondan para la búsqueda y localización del C. Carlos Fuentes Amador, director de Seguridad Pública del municipio de Acatzingo por una probable privación de la libertad por parte de una fémina y un masculino”.

La familia del director  confirmó que no habían podido establecer comunicación con él, por lo que las autoridades se dieron a la tarea de revisar las cámaras de videovigilancia para localizar al vehículo señalado.

En su momento, todas las corporaciones de seguridad pública fueron notificadas y trabajaban en su búsqueda, pues este municipio es uno de los más inseguros del estado.

El municipio de Acatzingo se localiza en el Triángulo Rojo de Puebla, las bandas delincuenciales cometen desde homicidios, secuestros, robos menores y asaltos a transportistas.

Como ejemplo, la madrugada del pasado 17 de agosto el conductor de un mototaxi fue ejecutado a tiros en avenidas principales del municipio y la mañana de ayer delincuentes asaltaron a un grupo de ciclistas que se dirigía a su entrenamiento.

En febrero pasado un comerciante fue secuestrado frente a su totillería y todo fue captado por una cámara de videovigilancia. Debido a esto, los delincuentes lo liberaron enseguida.

Dos días después, un joven de 18 años de edad fue ejecutado y abandonado frente a la iglesia de Nuestra Señora de Dolores, en pleno Zócalo de Acatzingo. Junto al cuerpo se encontró una cartulina que decía: “Esto va para todos los rateros y secuestradores de Acatzingo. Llegó la limpia”.

Magarely Hernández

Licenciada en Periodismo por el Centro de Estudios Universitarios PART. Reportera desde 2017 en temas de seguridad, feminicidios y desapariciones.