Kevin es el motociclista que la tarde del 10 de agosto murió al derrapar sobre Periférico Ecológico a la altura de la Unidad Habitacional La Guadalupana. Sus familiares dicen sentirse muertos en vida.

Aunque al inicio se reportó que se trataba de un joven de aproximadamente 30 años de edad, en realidad apenas rebasaba los 20. “Era un niño con mucho entusiasmo”, recuerdan quienes lo conocieron.

Kevin viajaba en una motocicleta Italika 250 modelo 2022 con placas de circulación 39TEB4 del estado de Puebla en dirección a Valsequillo. A la altura de La Guadalupana, al parecer el exceso de velocidad lo hizo perder el control; derrapó y se estrelló contra una luminaria.

Aunque portaba casco de seguridad, murió a consecuencia de traumatismo craneoencefálico y su cuerpo quedó tirado sobre el pavimento en medio de un charco de sangre, a varios metros de la motocicleta.

Apenas el 19 de julio, su vehículo se hizo acreedor a una fotomulta por circular a 122 kilómetros por hora, precisamente sobre Periférico Ecológico, donde el límite de velocidad es de 90.

Después de identificar el cuerpo que en ese momento vestía pantalón de mezclilla, tenis color gris y sudadera café, sus seres queridos se despidieron de él en redes sociales. Algunos mensajes dicen lo siguiente: 

“Morir en vida, así se siente ahora. Cómo no dejar de llorar su ausencia si él fue el primer acercamiento a lo que ahora conozco como madre. Mi niño, mi hijo del alma que fue motivo de alegrías y también de momentos de enojo que no duraban por su carisma”.

“Mi hijo, mi hermano y mi sobrino, el primero y el número uno. Muchas veces alivió mis preocupaciones; un niño con mucho entusiasmo. Lo comparto porque a pesar de verlo tan crecido me hacía reír y sentir orgulloso. Te llevaré en mi corazón y en mis memorias hasta el día que me vaya”.

Magarely Hernández

Licenciada en Periodismo por el Centro de Estudios Universitarios PART. Reportera desde 2017 en temas de seguridad, feminicidios y desapariciones.