La mañana de este 16 de agosto se encontraron dos cuerpos de masculinos al norte y sur de la ciudad de Puebla. A simple vista, ninguno de los dos tenía heridas o signos de violencia.

Uno estaba envuelto en una colchoneta color naranja y el otro murió a pie de la imagen de Jesucristo, en una capilla.

Primero, alrededor de las 06:00 horas, locatarios que llegaron a abrir sus negocios en la Central de Abasto encontraron a un hombre tirado en el piso de una capilla ubicada en Interior C, casi esquina con Camino a San Pablo del Monte.

Sin embargo, luego descubrieron que el varón, de aspecto indigente y de aproximadamente 50 años de edad, no se movía por lo que decidieron dar aviso al número de emergencias.

Fue así como policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y paramédicos arribaron a contra esquina del banco BBVA y, después de revisar al hombre, informaron que ya no contaba con signos vitales.

El sitio fue resguardado por la policía y se dio aviso a personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) para las diligencias de levantamiento de cadáver, mismo que ingresó a la morgue en calidad d desconocido.

Aparentemente murió por causas naturales, pero esto será confirmado, o descartado, hasta que se le practique la necropsia de ley.

Minutos después, al 911 llegó el reporte de un bulto con forma de cuerpo humano en la calle Allende, casi esquina con Aldama, en la colonia Patrimonio.

De nueva cuenta, policías municipales y paramédicos se trasladaron hasta ese punto y confirmaron la presencia de un hombre sin vida, el cual estaba envuelto en una colchoneta color naranja. 

Las diligencias también quedaron a cargo de los agentes ministeriales, pero no se reveló qué tipo de heridas tenía, solo se sabe que vestía botas color negro, las cuales sobresalían de la colchoneta.

Magarely Hernández

Licenciada en Periodismo por el Centro de Estudios Universitarios PART. Reportera desde 2017 en temas de seguridad, feminicidios y desapariciones.