Una adolescente, paciente del hospital psiquiátrico, atentó contra su vida de varias formas al quedarse sola en su casa de la colonia Santa Isabel, en la ciudad de Puebla.

De acuerdo a fuentes policiales, fueron vecinos los que se dieron cuenta que algo estaba mal al notar que salía sangre por debajo de la puerta del domicilio de la menor de 16 años de edad.

Por eso de inmediato llamaron al número de emergencias 9-1-1 y así poco después llegaron policías municipales y técnicos en urgencias médicas hasta la casa ubicada sobre la calle 19 A Sur.

La adolescente atentó contra su vida, aprovechando que sus familiares habían salido, decidió consumir varias dosis de diversos medicamentos y ya se había cortado las venas de ambas muñecas de sus brazos.

Luego, cuando se dio cuenta que sus vecinos estaban cerca y ya habían pedido ayuda, amagó con arrojarse al vacío desde lo alto de un tercer piso del edificio que habita.

Los uniformados de la Secretaria de Seguridad Ciudadana (SSC) y paramédicos ingresaron de manera forzada y, tras dialogar, lograron convencer a la menor de desistir.

Gracias a esto pudieron brindarle los primeros auxilios y trasladarla de urgencia a un centro hospitalario para ser debidamente atendida por la hemorragia y la intoxicación que sufrió.

Cuando los familiares se enteraron de lo ocurrido y se presentaron para tomar conocimiento, revelaron a las autoridades policiales que la joven recibe atención psiquiatra en el Hospital Estatal de Salud Mental. Lo anterior, debido a que padece de trastorno de identidad disociativo.

Es así que seguirá con su apoyo psiquiátrico para que evite en lo concerniente volver a atentar contra su integridad física.

BANNER RUMBO