Este 16 de mayo, se celebra el Día Mundial de La Luz para concientizar sobre el papel crucial que desempeña en nuestras vidas, en las ciencias y sus aplicaciones; por ello, te compartimos siete consejos para disminuir su consumo en casa.

La propuesta para establecer este día internacional se originó en la 200ª reunión del Consejo Ejecutivo de la Unesco. Esta iniciativa contó con el apoyo de países, lo que refleja un amplio consenso sobre la relevancia de la luz en la vida moderna y sus aplicaciones tecnológicas.

La página oficial del Día Internacional de la Luz explica: “El Día Internacional de la Luz se celebrará cada año el 16 de mayo”. Este día es el aniversario de la primera operación exitosa del láser en 1960 por el físico e ingeniero Theodore Maiman.

Con el objetivo de mejorar el aprovechamiento de la energía eléctrica, National Geographic reunió una serie de consejos y pautas compartidas por la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), la Empresa de Investigación Energética (EPE) de Brasil y la Guía de Uso Responsable de la Energía de la Secretaría de Energía de Argentina.

Día Mundial de la Luz: siete consejos para consumirla conscientemente

1. Desenchufar dispositivos que no estén en uso

Los aparatos electrónicos siguen consumiendo energía mientras están enchufados, aunque no se utilicen. Es el famoso modo de espera. Uno de los consejos de la AChEE para ahorrar energía en este caso es recordar que hay que desenchufar los cargadores de teléfonos móviles, dispositivos portátiles, televisores y otros aparatos electrónicos de la toma de corriente cuando no se utilicen.

Otra sugerencia muy sencilla es dejar tu dispositivo electrónico en modo de ahorro de energía y con la pantalla apagada si necesitas salir durante un tiempo determinado. Una característica que puede ayudar es que algunas computadoras portátiles permiten al usuario determinar el tiempo de inactividad antes de que el dispositivo entre en modo de suspensión.

2. Reducir la utilización de aparatos eléctricos

Los electrodomésticos se encuentran entre los principales responsables de la factura eléctrica. Según el Atlas de Eficiencia Energética de la EPE, en Brasil, por ejemplo, el principal destino de la energía en las residencias son los equipos eléctricos y electrónicos.

No obstante, podemos ahorrar energía aplicando algunos de estos consejos que buscan reducir el consumo energético de estos aparatos. Por ejemplo, encender el lavarropas a su máxima capacidad, acumulando más ropa para un solo lavado. Esto le permitirá lavar la misma cantidad de ropa con menos energía. Y recuerda desenchufarlo cuando no lo uses. El mismo consejo se puede tener en cuenta a la hora de planchar la ropa.

3. Elegir aparatos de mayor eficiencia energética

Para promover el uso eficaz de energía eléctrica, muchos países y empresas utilizan métodos para indicar al consumidor qué productos tienen mejores niveles de eficiencia energética.

Además, según la EPE, las políticas estándar y las etiquetas de los equipos y aparatos son algunas de las principales medidas para mejorar la eficiencia energética en los hogares. 

Es posible encontrar datos que informan del nivel de eficiencia energética de un producto. Las etiquetas, explica la AChEE, van de la D (menos eficiente) a la A+++ (más eficiente).

4. Recordar apagar las luces

Apagar las luces al salir de la habitación. Otra sugerencia es cambiar las luminarias de casa por luces LED. Son más económicas, duraderas y alumbran más que las tradicionales. Invertir en más puntos de luz natural y pintar las paredes y los techos con colores claros también ayuda.

Según la AChEE, estas medidas pueden ayudar a ahorrar hasta un 5% de electricidad. Para los adeptos del home office (el trabajo remoto), también es posible reducir el uso de energía iluminando directamente las zonas de trabajo. Una lámpara de 40 vatios en una mesa ilumina mejor que una lámpara de 200 vatios en el techo.

5. Realizar duchas más rápidas

Cuanto menos tiempo esté encendida una ducha eléctrica, menos energía consume. Para ahorrar energía, lo ideal son las duchas más rápidas y menos calientes.

Otra posibilidad es instalar un sistema de calentamiento del agua mediante luz solar. Según el Atlas de la EPE, el uso de la energía solar en este aspecto, además de poder reducir el gasto total con energía, también ayuda a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por ser una fuente de energía limpia. 

Este sistema utiliza la energía proporcionada por el sol exclusivamente para calentar el agua que se utiliza en un hogar o en un entorno comercial. Las instalaciones que convierten la radiación solar en calor para el agua constan de un colector solar (encargado de absorber la radiación del sol) y una caldera, donde se almacena el agua calentada hasta su uso.

Con este sistema, los problemas relacionados con los picos de consumo de electricidad también disminuyen. Los baños en épocas en las que más personas utilizan este recurso energético, pueden aumentar mucho el gasto lo que genera, en ciertos casos, un aumento en el precio del Kwh y, en consecuencia, un incremento en el valor de la factura eléctrica.

Pero es importante señalar que un sistema de calefacción solar no elimina por completo la dependencia de la energía eléctrica si el lugar donde se instala tiene una baja incidencia de luz natural.

6. Refrigerador: lo que más energía consume en la cocina

La nevera (heladera o refrigerador) es uno de los electrodomésticos que más electricidad consume. Por ello, es importante prestar atención a algunos hábitos y especificaciones que mejoran la eficiencia energética del aparato.

En primer lugar, al comprar uno es importante comprobar siempre las etiquetas energéticas y optar por las clases A, A+ o A++. Y no llevar a casa una nevera más grande de lo necesario.

Un hábito común es dejar la puerta del electrodoméstico abierta durante minutos, ya sea para elegir el almuerzo o tal vez para “ver” lo que sucede con los comestibles almacenados. Esto hace que el refrigerador utilice más energía para mantener frío su interior, así que es importante abrir la puerta del frigorífico sólo cuando sea necesario y durante el tiempo necesario.

Además, es crucial evitar poner alimentos calientes en el interior y comprobar si las juntas de la puerta están bien selladas. También es recomendable ajustar la temperatura del aparato según la estación del año para mejorar la eficiencia y no desperdiciar energía.

Otro punto es mantener siempre la parte trasera del aparato libre de suciedad. Se recomienda hacer una limpieza al menos una vez al año. Esto ahorra electricidad, ya que la acumulación de polvo reduce el rendimiento del refrigerador y aumenta el consumo.

7. Controlar la temperatura ambiente

Quienes vive en países donde el verano es muy generoso, saben que hay días en los que el ventilador o el aire acondicionado no tienen descanso. Pero hay algunos consejos para no desperdiciar tanta energía si el objetivo es dejar la habitación a una temperatura agradable.

En ese sentido, la Guía Argentina recomienda elegir un aparato adecuado al tamaño de la habitación que se va a climatizar. Si se va a utilizar el aire acondicionado, se deben mantener las puertas y ventanas cerradas. Lo anterior para evitar el intercambio de calor con el ambiente exterior.

En invierno, también es importante prestar atención a los consejos para mejorar la eficiencia de los calefactores. Además de elegir el producto más adecuado al tamaño del lugar, es indicado instalar puertas y ventanas bien selladas. Si es posible, es bueno invertir en un vidrio doble. De este modo, la temperatura de la casa se mantiene más aislada y se ahorrará en calefacción.

La guía también indica que bajar el termostato un grado centígrado en invierno puede generar un ahorro de entre el 10% y el 20% en el consumo de energía para calefacción.

Con poco esfuerzo, es posible contribuir desde el hogar a reducir el calentamiento global y contribuir para un mundo más sostenible.

Este 16 de mayo, se celebra el Día Mundial de La Luz para concientizar sobre el papel crucial que desempeña en nuestras vidas, en las ciencias y sus aplicaciones; por ello, te compartimos siete consejos para disminuir su consumo en casa.

La propuesta para establecer este día internacional se originó en la 200ª reunión del Consejo Ejecutivo de la Unesco. Esta iniciativa contó con el apoyo de países, lo que refleja un amplio consenso sobre la relevancia de la luz en la vida moderna y sus aplicaciones tecnológicas.

La página oficial del Día Internacional de la Luz explica: “El Día Internacional de la Luz se celebrará cada año el 16 de mayo”. Este día es el aniversario de la primera operación exitosa del láser en 1960 por el físico e ingeniero Theodore Maiman.

Con el objetivo de mejorar el aprovechamiento de la energía eléctrica, National Geographic reunió una serie de consejos y pautas compartidas por la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), la Empresa de Investigación Energética (EPE) de Brasil y la Guía de Uso Responsable de la Energía de la Secretaría de Energía de Argentina.

BANNER RUMBO