Amanecimos como ese meme de Morty preguntándonos qué ha pasado con el caso de Andrés Roemer; resulta que salió de la cárcel en Israel, pero se encuentra bajo prisión domiciliaria.  

Después de la detención del exdiplomático el 1 de octubre de 2023 por parte de la policía israelí, el Gobierno de México informó que la fecha de extradición estaba programada para el 16 de octubre.  

Casi cinco meses después, Andrés Roemer continúa en el país de Medio Oriente sin que la justicia mexicana lo juzgue.

El exdirector de la Ciudad de las Ideas, que se realizaba en Puebla, publicó una carta a través de X (antes Twitter) donde dio a conocer su estatus actual. 

En la cuenta “Justicia por Roemer” indicó que salió de la cárcel y puesto en libertad desde el pasado 15 de diciembre de 2023. Sin embargo, está bajo arresto domiciliario. 

De acuerdo con Animal Político, las mujeres que lo acusaron por acoso y abuso sexual indicaron que Roemer solicitó un cambio de medida cautelar. 

Esto le permitió cambiar a prisión domiciliaria, pero los procesos penales iniciados en su contra siguen activos y vigentes.  

A través de sus representantes legales, pudo obtener este beneficio gracias a una política que implementó el Estado de Israel por motivos del conflicto bélico.  

La medida aplicada es preocupante para las víctimas, ya que se enteraron a través de redes sociales y no de las autoridades federales.  

El medio de comunicación informó que las denunciantes exigieron a la Fiscalía de la Ciudad de México que resuelva de manera inmediata las órdenes de protección que solicitaron desde noviembre de 2023. 

Ahora que Andrés Roemer se encuentra fuera de la cárcel, necesitan mayor protección.  

Ahora, más que nunca, somos blanco de ataques por parte de Andrés “N”, su familia y realizadoras de contenido; y tememos por nuestra vida, seguridad e integridad”, manifestaron. 

Reiteraron que el exdiplomático “continúa siendo prófugo de la justicia mexicana” y no ha enfrentado las acusaciones en su contra.  

De ninguna manera su estancia en prisión constituye motivo para su victimización y/o conmiseración, sino una medida necesaria para nuestra protección”, aseguraron.  

Por su parte, Andrés Roemer dijo que su situación es el primer caso de arresto domiciliario de su tipo. En su carta, se victimizó diciendo que “tiene de peligroso lo que un oso de peluche”. 

Durante su estancia en prisión, escribió un libro que formará parte de una trilogía en la que contará su “historia”. 

La historia vivida en mis últimos años es inefable. Me abandonó el mundo. A pesar de ello en prisión escribí mi ser y sentir”, escribió en la publicación. 

Estar fuera de la cárcel en medio oriente, entre hebreo y árabe…durante la guerra y siendo absolutamente inocente de barbaridades que se me han fabricado…es un sentimiento de gracia y hierofanía”, dijo desde el pasado 27 de diciembre.  

Publicación en X de Andrés Roemer dando a conocer que está en arresto domiciliario.
LA VILLA