Lanzan una alerta por venta de tortillas “fake” hechas con cal y herbicidas en México, sustancias que pueden provocar efectos negativos en el cuerpo humano. 

En entrevista con Milenio, Blanca Estela Mejía, representante legal del Consejo Rector de la Tortilla Tradicional, explicó la situación sobre dicho alimento

Señaló que las tortillas “fake” o “piratas” no cumplen con las normas de salubridad y empaquetado. 

Generalmente están hechas con maíz rezagado, harina de maíz, cal, conservadores, saborizantes artificiales. 

También señaló la presencia de glifosato, un herbicida prohibido que es comúnmente empleado para preparar el campo antes de la siembra. 

La sustancia puede generar sarpullido, entre otros problemas estomacales que son un riesgo para la salud dependiendo de cada consumidor. 

A esta serie de irregularidades se suman otras anomalías como el bajo costo que se ofrece al público y la distribución en puntos de venta. 

Blanca Estela Mejía señaló que para poder identificar las tortillas “fake”, se debe poner atención en ciertas características.  

Si las tortillas están frías, tienen mal olor, están envueltas en plástico, se venden “más baratas” que en las tortillerías y no poseen algún tipo de etiquetado, probablemente son piratas. 

Normalmente, estos negocios clandestinos no cuentan con un espacio determinado para esta actividad y no pagan impuestos. Además, se desconoce el uso de materias primas y la cadena de producción. 

Por último, la representante del Consejo Rector de la Tortilla Tradicional compartió algunas sugerencias para evitar el consumo y compra tortillas “fake”.

Hizo énfasis en comprar los productos en tortillerías establecidas donde se pueda observar el proceso de elaboración.

También propone evitar comprar tortillas en tiendas, pollerías o recauderías, ya que se desconoce su procedencia. 

Y por último, revisar su precio, ya que suele ser más bajo que el promedio. 

En algunos estados de la República Mexicana como Tamaulipas y el Estado de México, el kilo de tortilla ha alcanzado los 28 pesos.