La presidenta municipal de Izúcar de Matamoros, Irene Olea Torres, destacó que la obra pública se trabaja bajo el principio de la participación ciudadana, permitiendo que las y los habitantes elijan las obras que se realizarán en sus comunidades.

Por segundo año consecutivo, se puso en marcha un modelo de desarrollo municipal a partir de la participación activa de los comités de obra pública y contraloría social.

Este lunes, durante la reunión del Comité de Planeación y Desarrollo Municipal (COPLADEMUN), Irene Olea subrayó que ante el rezago tras décadas de abandono, tres años no son suficientes para concretar los proyectos en materia de infraestructura y desarrollo social. Por lo tanto, hizo un llamado a la continuidad de las políticas públicas que están generando resultados visibles, en beneficio de los sectores más vulnerables.

Durante la sesión del COPLADEMUN se informó que, en relación a las obras y acciones del Ejercicio Fiscal 2023, se priorizaron 340 solicitudes. De estas, 50 están terminadas, 13 se encuentran en proceso y 277 están en espera, este resultado repercute en el cambio de la realidad las comunidades y el fortalecimiento del tejido social.

La edil puntualizó que, a pesar del rezago, su gobierno ha demostrado, junto con las y los ciudadanos, que “cuando se quiere, se puede hacer más y mejor”. Señaló que cada peso invertido en obra pública es resultado del esfuerzo conjunto de la sociedad. Ya que es el dinero de todas y todos, y se debe administrar con eficiencia, transparencia y bajo un enfoque democrático en la toma de decisiones.

Además de las obras de infraestructura básica y prioritaria, en la reunión se destacó la ejecución de obras de alto impacto, como la construcción del Eje Poniente, que se realiza en conjunto con el Gobierno del Estado. El municipio invierte en la realización de obras inducidas, demostrando así el compromiso de su gobierno por consolidar el desarrollo de Izúcar y la región.

LA VILLA