La primera vez que acudí a Alpinia iba con mucha reserva; siempre me mantuve a la distancia en el tema de la tradición de cortar un árbol de Navidad para colocarlo en casa.

La verdad esta costumbre que en su mayoría nos ha llegado por las películas navideñas norteamericanas y también por los diversos puntos en la ciudad donde tenemos la oportunidad de adquirir uno de estos, sentía que, tras la crisis ambiental en la que vivimos, era una actividad inclusive irresponsable.

Le comparto esta introducción, amigo lector, porque quizás usted coincida conmigo en este pensamiento. Aun así, buscando una actividad diferente con la familia, decidimos viajar a Alpinia, la cual se encuentra ubicada en el kilómetro 63 de la carretera México-Puebla justo a la salida de Río Frío (pero para ser más exactos utiliza aplicaciones como Waze y Google Maps las cuales las he probado y sin ningún problema te guían a este destino)

¡Qué inicie la aventura!

El comienzo de la aventura es muy divertido. Siempre el contacto con la naturaleza es muy bueno para la mente e inmediatamente se nota. El ingreso es por un camino que no está pavimentado, la diversión de manejar por la terracería comienza, pero no se preocupe, no se requiere de mucha habilidad para esquivar las pequeñas zanjas que conforman el camino. Tras unos 10 minutos de esta leve sacudida el avistamiento del lugar puede comenzar a disfrutarse y es momento de abrir las ventanillas del auto para respirar el aire puro que en esta época navideña es una gran experiencia por esa sensación de frío que le acompaña.

La experiencia de convivir en familia

Disfruta de la Navidad en Alpinia, Santa Rita Tlahuapan, Puebla.
Familiares disfrutan de sus alimentos y la plática en un comedor. credit: Daniel Fajardo

El siguiente momento que me enamoró del lugar es mirar a muchas familias, varias de ellas con suéteres navideños y sombreros de Santa. Muchas otras, disfrutando en las mesas que están colocadas en la zona de comida, alimentos que han llevado desde casa para compartir y por supuesto que, con una buena botella de vino, como lo hago yo y muchos más, creo este momento familiar se disfruta mejor. ¡Pero, atención!, cuando hablo de toda la familia por supuesto que incluyo a las mascotas. Al lugar se puede acudir con el mejor amigo del hombre, el perro quien también disfruta de esta gran experiencia y que también es súper recomendable.

Por supuesto, si no te quieres complicar preparando la comida, existe la posibilidad de comprarla. Hay un menú bastante económico y para todos los gustos.

Tuve la oportunidad este año de ir desde muy temprano con la ilusión de desayunar en el lugar y disfrute de unas ricas memelas y quesadillas. Para el medio día probé una chapada de salmón pero además los otros comensales prefirieron hamburguesas, hot-dogs, esquites, elotes, ensaladas y demás platillos que se ofrecen en el menú.

Indudablemente, uno de los más recomendados es el café de olla que se sirve en el lugar, que en esta temporada navideña y con el frío que se siente en el lugar es simplemente delicioso.

Un lugar para vivir un día lleno de actividades

El lugar tiene diversas actividades recreativas algunas gratuitas como el recorrido en el laberinto, la zona comando, el futbolito humano, las canchas deportivas para practicas fútbol o voleibol y, para los más aventureros, se puede explorar la experiencia al límite que ofrece el circuito de tirolesas el cual tiene un costo adicional.

Por supuesto que la que no debe faltar es la caminata por el bosque y los distintos senderos que conforman este lugar para vivir esta gran experiencia de convivir y conscientizarnos sobre el papel que la naturaleza tiene en nuestras vidas. ¡No olvide hacer estos recorridos en familia y tomarse muchas fotos para recordar esta gran aventura!

La aventura de elegir el árbol de Navidad en Alpinia

Elegir un árbol de Navidad en Alpinia es toda una aventura.
En un carrito, personas permanecen sentadas para decidir qué árbol de Navidad elegir. credit: Daniel Fajardo

Llegó el momento, amigo lector, de hablar sobre el árbol de Navidad. Hasta el momento, si no desea cortar un árbol, todo lo que le acabo de narrar y que indudablemente puede convertirse en un un día de actividades puede llamarlo como misión cumplida y es tiempo de volver a casa, Alpnina no le defraudará pero si el objetivo además es traer un árbol fresco del lugar preste atención al proceso para adquirirlo.

Todo inicia al subir a la plataforma de un pequeño “camión” que lo levará hasta el punto donde los árboles pueden elegirse para ser cortados. Platicando con los encargados del lugar, y después verificando la información con especialistas, los árboles pueden ser cortados y si la raíz no se daña estos volverán a crecer (por supuesto con un ciclo limitado ya que ningún árbol dura para siempre). Por ello, los asistentes a este parque pueden ver los lugares que se utilizaron en años anteriores y árboles que están en proceso de crecimiento.

Preocúpate de elegir el mejor árbol, Alpinia se encarga de lo demás

Los preccios para conseguir un árbol de Navidad en Alpinia son accesibles.
En medio del bosque, personas permanecen al lado de sus árboles de Navidad. credit: Daniel Fajardo

Una vez que se llega al lugar, se puede caminar para elegir el árbol que sea el indicado para decorar la casa y por supuesto hacer esta decisión en familia es también un gran acierto.

Tras haber seleccionado uno, el staff se encargará de cortarlo, transportarlo de regreso y prepararlo colocando la base y llevándolo a tu auto.

Durante el trayecto de entrada hay muchos letreros que nos hablan acerca de los beneficios de cortar un árbol y aunque son muy importantes y le recomiendo lea, quisiera destacar los otros que vi. En primer lugar una fuente de empleo para muchas personas de las comunidades aledañas a la zona, personas que se encargan de transportar a los visitantes, las que cortan y preparan los árboles y las personas que se colocan en el camino con productos muy originales y económicos para darle un toque único a su hogar en esta Navidad.

Un precio accesible que sin pensar vale la pena

El costo de entrada a este mágico lugar es de $180 por persona y $150 para menores de 12 años. Sin embargo, en esta temporada navideña el acceso es de $ 150 para todo el público.

El precio de los árboles varía dependiendo la altura y promedia de los $ 1,200 a $ 2, 100. Existe una dinámica interesante, el valor de los accesos se resta al de los árboles. Por ejemplo si van 3 personas el ingreso costará $ 450 y si eligen un árbol de $ 1, 200 se restan los $ 450 de la entrada y el valor del árbol que se llevarán será de tan sólo de $ 750.

También en esta temporada navideña los horarios de ingreso al parque serán de 9:00 a 6:00 p.m. durante todos los días hasta el 23 de diciembre.

Si te interesa asistir a este lugar en otra fecha que no sea Navidad, las actividades recreativas operan durante todo el año los días sábado y domingo. Es una gran oportunidad para convivir en familia y disfrutar de actividades al aire libre, aunque, amigo lector, si puede acudir en la época navideña, encontrará un enorme beneficio para disfrutar un encuentro cercano con la Navidad.

Con información de Daniel Fajardo

LA VILLA