Murió Ayman al-Zawahiri, líder de Al Qaeda, en un ataque de avión de origen estadounidense en la zona de Kabul, la capital de Afganistán. 

Zawahiri de 71 años era considerado uno de los terroristas más buscados en el mundo. Quedó a cargo de la organización criminal tras la muerte de Osama Bin Laden

Fue reconocido por su deseo indiscutible de atacar a diversos países de occidente, especialmente Estados Unidos. También fue el “cerebro” y cómplice de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en dicho país. 

Los expertos señalan que Ayman al-Zawahiri, el “número 2” era quien organizaba la estrategia y dirigía la ideología de Al Qaeda. 

La operación perpetrada por las fuerzas militares de Estados Unidos fue celebrada por el presidente Joe Biden. El mandatario emitió un mensaje al país sobre la caída de Zawahiri que debilita a Al Qaeda y el Estado Islámico. 

“No importa el tiempo que te lleve, no importa dónde te escondas, si eres una amenaza para nuestro pueblo, Estados Unidos te encontrará y te eliminará” dijo en su mensaje para la nación. 

El equipo de seguridad estadounidense afirma que siguen teniendo fuerte relevancia en los países de oriente y a pesar de haber retirado a las tropas el año pasado, aún son capaces de realizar ataques tácticos contra los talibanes de Al Qaeda. 

El grupo terrorista surgió en 1988 en la insurgencia afgana como una forma de resistencia contra la Unión Soviética que posteriormente enfocó sus ataques en occidente. Su dirigente, Osama Bin Laden reclutó a miles de personas a lo largo de los años. 

Todos los simpatizantes se proclamaban contra el apoyo de Estados Unidos para ayudar a Israel y otras dictaduras de Medio Oriente. El número de seguidores facilitó que los talibanes tomaran el poder de Afganistán en 1996. 

“Matar a los estadounidenses y a sus aliados -civiles y militares- es un deber individual para cada musulmán que pueda hacerlo en cada país en el que sea posible hacerlo”, escribió Zawahiri en un manifiesto publicado en 1998.

Carmen González

Licenciada en Comunicación por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Reportera desde 2018 de la fuente de cultura, turismo, activismo, temas sociales y de revista.