Más de 2 mil personas fueron sepultadas vivas tras ser arrastradas por un deslave en Papúa Nueva Guinea.  

De acuerdo con medios internacionales, el desprendimiento de tierra arrasó con todo un pueblo. Mientras, el gobierno de dicho país pidió apoyo internacional para rescatar a los afectados.  

El Centro Nacional de Catástrofes de dicho país envió una carta de ayuda a la Organización de las Naciones Unidas (ONU).  

Informó que, además de la tragedia, el deslave causó importantes destrozos en edificios, huertos y en general, la base económica del país.  

Dijo que el monte Mongalo sufrió un desprendimiento de tierra la mañana del viernes.  

El fenómeno sepultó en su totalidad la aldea ubicada en la provincia de Enga, mientras las personas aún dormían y se encontraban en sus casas.  

En otra carta a la oficina del coordinador residente de la ONU en la capital, Port Moresby, señalaron que la carretera que conecta a una mina de oro en Porgera se encuentra completamente bloqueada.  

Mientras tanto, cuerpos de emergencias y rescatistas se han hecho presentes en la zona de desastre.  

Con palas y trozos de madera, han escarbado en la tierra para encontrar cuerpos o sobrevivientes.  

Calculan que el alud podría tener hasta ocho metros de profundidad, mientras que su longitud podría abarcar hasta cuatro campos de fútbol.  

Los deslizamientos de tierra continúan, lo que dificulta las labores y pone en peligro a los rescatistas y a los posibles sobrevivientes.  

Por su parte, la ONU informó que mantendrán una reunión este martes 28 de mayo con los representantes de gobiernos extranjeros.  

De esta manera podrán coordinar los trabajos en la aldea y ayudar a desbloquear las carreteras.  

En entrevista con AFP, Jacob Sowai, maestro de un pueblo vecino explicó que nadie escapó.

No sabemos quién murió porque los registros están enterrados”, dijo.  

La situación se agrava con el tiempo, ya que están apareciendo grietas en terrenos cercanos a la tragedia. Así lo informó Serhan Aktoprak, funcionario de la agencia de migración de la ONU.  

Para contribuir a la causa, Australia proporcionará suministros, refugios, kits de higiene y otros artículos y apoyos para mujeres y niños. 

BANNER RUMBO