Claudia Rivera aceptó que conoce a los militantes que reventaron la elección de Tehuacán el pasado 30 de julio, pues dijo que sabe que tienen pruebas de que el proceso fue desaseado.  

Reveló, además, la estrategia para intentar quitarle consejeros a los barbosistas que ganaron la elección del pasado 30 de julio. Esto después de que su grupo político integrado por Ignacio Mier y Rodrigo Abdala, perdieron la mayoría de las posiciones.  

En entrevista, este 2 de agosto, la exalcaldesa de Puebla dijo primero que van por la anulación de la elección en Tehuacán, la tierra del gobernador, Miguel Barbosa Huerta. Aceptó incluso que conoce a los militantes que tienen pruebas de que hubo violencia en la votación.  

Y es que, en Tehuacán un grupo de choque identificado, irrumpió en el centro de votación y quemaron algunas boletas, luego se reactivó la jornada.  

El grupo de choque está identificado con el coordinador de los diputados federales de Morena, Ignacio Mier y el subdirector de Bienestar, Rodrigo Abada.  

Pero, sobre eso, Rivera no ahondó, solo dijo que era obvio que ahí debía anularse la elección de consejeros y que tenían otros distritos con irregularidades.  

Claudia Rivera alienta a la impugnación  

Claudia Rivera habla de la estrategia como militante y como hija de la presidente de la Comisión de Honor y Justicia, Eloísa Vivanco, pues en sí no tiene facultades para remover consejeros.  

Y es que, además, tampoco ha presentado una impugnación al proceso, por lo que su declaración se queda en lo mediático.  

Lo único que dijo es que está apoyando a perfiles para que se inconformen de un proceso al que decidió no inscribirse.  

En la reafiliación del pasado 30 de julio, Morena logró sumar 150 mil militantes a sus filas.  

BANNER RUMBO
Paola Macuitl Gallardo

Paola Macuitl Gallardo

Estudiante de Lingüística y Literatura Hispánica por la BUAP. Reportera desde 2019, ha cubierto la fuente de cultura y gobierno en Info Quórum y Ángulo 7.