La interminable y absurda lucha perdida, es el nuevo capítulo del podcast “The Road Runner” de Guillermo del Castillo. Podrás escucharlo en Spotify, leerlo o verlo.

Este es el texto de Guillermo del Castillo.

La interminable y absurda lucha perdida: la lucha por la igualdad de género. Reconozcamos que hombres y mujeres somos diferentes, esa diferencia no nos hace menos capaces ni menos poderosos y demos por terminada esta absurda lucha. Lo mágico de la diversidad de nuestras habilidades y fortalezas es lo que nos hace más valiosos y nos permite aportar de manera única al mundo.

La igualdad de género no se trata de negar nuestras diferencias, sino de reconocerlas y valorarlas equitativamente. Debemos entender que cada género tiene características y perspectivas únicas que enriquecen nuestra sociedad. Al alcanzar la verdadera igualdad de género, fomentamos la cooperación y el respeto, promoviendo el desarrollo personal y colectivo.

Es importante destacar que llegar a acuerdos en relación a las actividades y responsabilidades de cada uno es vital en el camino hacia la igualdad de género, nuestra gran herramienta para detener esta lucha es la comunicación constructiva. No se trata de asignar roles rígidos y estereotipados, sino de crear espacios donde las decisiones se tomen de manera conjunta, considerando las preferencias y habilidades individuales. Solo a través de la equidad de oportunidades y la distribución equitativa de responsabilidades y actividades, construiremos una sociedad justa para todos y todas.

Dejando de lado la lucha por la igualdad de género y logrando verdaderos acuerdos a través de la comunicación y el mutuo respeto, es necesario señalar que no se trata de que las mujeres intenten ser hombres ni viceversa. Cada género tiene su propia identidad y es importante que las mujeres sean mujeres y los hombres sean hombres, sin renunciar a su esencia ni sentirse presionados por estereotipos sociales. La igualdad de género busca que cada individuo sea libre de ser quien es realmente, sin limitaciones ni prejuicios.

Sin embargo, es importante recordar que la igualdad no solo se trata de derechos y oportunidades iguales en lo laboral, educativo o político, sino también en el ámbito familiar y en la sociedad en general. Debemos reconocer y valorar las contribuciones de todos los géneros en todas las esferas de nuestras vidas. La igualdad de género es un camino que nos une y nos permite que todos alcancemos nuestro máximo potencial, sumemos e impulsémonos mutuamente.

No olvides continuar aprendiendo y mejorando, dar el máximo en cada momento, hacer las cosas lo mejor que puedas, contribuir con otros y ser un gran ejemplo.

El mágico viaje hacia la igualdad de género es uno que debemos emprender juntos, reconocer nuestras diferencias y valorar nuestras fortalezas. Al llegar a acuerdos en relación a nuestras actividades y responsabilidades, promovemos la equidad y el respeto mutuo. Permitamos que las mujeres sean mujeres y los hombres sean hombres, sin limitaciones y sin renunciar a su única, mágica y poderosa esencia. Juntos, podemos construir una sociedad donde todas las personas tengan igualdad de oportunidades y un futuro prometedor.

maleta estrella roja